Por la forma en que festejaron los dos primeros goles quedó en evidencia que a los jugadores de Gimnasia y Tiro les pesaba el difícil momento futbolístico del equipo. Para ellos cada gol debe haber sido como un desahogo.
Es que más que los tres puntos por la victoria por 3 a 1 sobre Concepción F.C. que les permite recuperar terreno, vale mucho más el envión anímico que necesitaban para borrar los magros resultados de las fechas anteriores y encarar con otro ánimo la nueva etapa que hoy pondrá en marcha el nuevo entrenador.
Le costó a Gimnasia. Y mucho. Primero porque trató de ubicarse en la cancha, no perder el orden, no dar ventaja e intentar un juego más colectivo cuando recuperaba la pelota. Segundo, porque la falta de confianza o de convicción se hacía notar cuando intentaban asociarse para llegar hasta el área de los tucumanos. Y eso les quitaba precisión.
El primer tiempo fue el mejor ejemplo porque les costaba crear situaciones de riesgo sobre el arco de Concepción F.C. Hasta que comenzaron a prevalecer las proyecciones de Franco Flores por derecha o de Rubén Villarreal por izquierda. Y ya se iba esa intrascendente primera etapa cuando Flores se animó una vez más y sacó el centro que tomó Diego Bielkiewicz para vencer al arquero tucumano. Fue como una explosión, no solo para los hinchas, sino para los propios jugadores.
Y cuando las sombras y los fantasmas aparecieron en el inicio de la segunda etapa asomó el carácter de los jugadores albos. Más aún cuando el ingresado Tévez, de cabeza, igualó el marcador para Concepción F.C. a los 11 minutos. Encima no aparecía el equipo (nunca apareció) y crecía la impaciencia de sus hinchas, pero no se entregaron. Ayudó mucho el ingreso de Hugo Prieto, quien buscó asociarse a Zárate o apoyarse en Motta para tratar de abrir brechas.
Y menos mal que Flores no cesaba en sus proyecciones porque diez minutos después sacó un centro casi perfecto para la cabeza de Zárate que dejó sin chances al arquero Romero. Y explotaron de alegría porque acallaron los primeros insultos y volvían a ponerse arriba en el marcador.
El técnico interino, ni lerdo ni perezoso, hizo ingresar a Facundo Vega primero y a Daniel Ramasco después para cerrarle los espacios al cuadro tucumano, que había arrimado cierto peligro sobre el marco de Darío Sand ante la angustia de los simpatizantes albos. Ramasco, que ingresó por un agotado Motta, se asoció a Ezequiel Saavedra para formar el doble cinco en la tarea de recuperación y el ingreso de Vega le dio más libertad a Flores para sus proyecciones.
Pero a los 31 minutos llegó el alivio, el desahogo para tanta angustia, porque Hugo Prieto tomó un mal despeje del gordo Aragón, que había ingresado un rato antes, para sacar un fuerte remate y mandarla al fondo de la red. A partir de ahí se acabaron las presiones, las dudas y hasta recuperaron la confianza como en esa proyección de Elías Bazzi hasta las barbas mismas del arquero tucumano o en un par de gambetas de Fausto Apaza, hasta ahí muy atado. Y vaya uno a saber las razones que llevaron a reemplazar a Villarreal y a Motta que estaban cumpliendo a destajo.
De hecho que el triunfo de los albos se dio más por la actitud y el esfuerzo individual de sus jugadores que por funcionamiento como equipo. El triunfo les da un buen envión anímico de cara a lo que se viene, pero el nuevo entrenador deberá ajustar detalles y trabajar bastante para darle otra tónica al equipo que ayer apenas si estuvo acompañado por unos 600 hinchas.
Embed


En el complemento, Concepción FC emparejó el marcador; Luciano González envió un centro y Sebastián Tévez cabeceó solo al arco, Suso y Ocaño se durmieron y Gimnasia y Tiro pagó caro.
Sin embargo, nuevamente apareció la Chancha Zárate como el gran salvador. Tras una habilitación de Flores, Leandro Zárate marcó el 2-1 que le sigue dando esperanzas al albo.
Embed

Minutos más tarde, Hugo Prietto marcó un golazo para llevarle mayor tranquilidad a Gimnasia y Tiro. Fue un derechazo desde la medialuna que dejó sin chances a Romero. El albo le gana 3-1 a Concepción FC.
Embed

(Videos Arenga)

  • Los equipos:
Gimnasia y Tiro: Sand; Flores, Ocaño, Suso y Bazzi; Apaza, Saavedra, Motta, Villareal; Bielkiewicz y Zárate.
Concepción FC: Romero; Fontana, González, Núñez y Verón; Rodríguez, Arrieta, Peralta, Saavedra; Vega y Roldán.

Goles, PT: 43' Bielkiewicz (GyT). ST: 11' Tévez (CFC), 22' Zárate y 31' Prieto (GyT).
Cambios, PT: 37' S. Tévez (6) por Roldán (CFC). ST: 19' H. Prieto por Villarreal y 24' F. Vega por Bielkiewicz (GyT), 25' A. Aragón por Peralta (CFC), 33' D. Ramasco por Motta (GyT).

Jornada: 11ª fecha
Estadio: Gigante del Norte
Árbitro: Miguel Mazón



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia