La Villa Olímpica de Río de Janeiro fue inaugurada el miércoles pasado y de a poco comenzaron a llegar las delegaciones que se llevaron una desagradable sorpresa: algunos edificios, según comentaron, están "inhabitables" y, con mucha bronca, decidieron trasladar a varios de los deportistas a otros edificios.
El Comité Olímpico Argentino fue uno de los primeros en quejarse y avisó que mudará parte de la delegación a edificios afuera de la Villa. Antes, el Comité Olímpico de Australia (AOC, por sus siglas en inglés), hizo una denuncia pública, donde reveló serios problemas en la Villa Olímpica y consideró inhabitables los departamentos en el corto plazo, por lo que mudó a su delegación a hoteles cercanos.
"Si bien los departamentos están terminados por afuera y lucían terminados por adentro, cuando se empezaron a probar evidenciaron problemas de final de obra. La Argentina tiene cinco pisos de los cuales pensamos que dos no van a ser habitables. Estamos contratando departamentos cercanos y moviendo personal técnico y staff para privilegiar el hospedaje de los deportistas en la Villa Olímpica", dijo desde el Cenard Gerardo Werthein en una conferencia de prensa.
"Se evidenciaron problemas que tienen que ver con la plomería y la electricidad", puntualizó el presidente del COA.
Además de los deportistas que serán mudados a departamentos, los futbolistas de todos los países participantes irán a otro edificio. Sin embargo, Werhein estimó que no habrá deportistas fuera de la Villa.
No obstante, tendrán que ser muy precisos con el movimiento de los atletas porque en la primera semana juegan todos los deportes de equipo y el número total de deportistas argentinos durante esos días está muy cerca de los 120.

"Reclamos normales"

Tras el incidente, el Comité Olímpico de Río de Janeiro contrató a 500 funcionarios para solventar contrarreloj los problemas identificados hasta el momento.
La alcaldesa de la Villa, la exjugadora de la selección brasileña de básquetbol Janeth, aseguró que las instalaciones "no están todavía al cien por cien", pero confía en que todo será "resuelto" en los próximos días.
"Los reclamos son normales, los primeros días que llegas siempre encuentras algunos problemas. Eso sucede en todas las obras grandes, hasta dentro de casa", comentó Janeth, medalla de plata en los Juegos de Atlanta 1996 y bronce en Sydney 2000.

Muchas torres y polémica

El complejo de 31 edificios con 3.604 departamentos está situado en la zona de Barra da Tijuca, en el oeste de Río de Janeiro y centro neurálgico de los Juegos. Está muy cerca del Parque Olímpico, donde se encuentran varias instalaciones deportivas.
La Villa, que ocupa 200.000 m2 y abarca varios espacios verdes, puede acoger a hasta 17.950 personas, dijo el ministerio de Deportes de Brasil.
Tras el comienzo de la obra, tampoco estuvo exenta de polémica: la alcaldía de Río fue acusada por detractores de querer favorecer a determinados empresarios que en el pasado financiaron la campaña del alcalde Eduardo Paes, y que construyeron los edificios con una generosa financiación estatal para venderlos a particulares luego de los Juegos Olímpicos.
"Es una de las Villas Olímpicas más bonitas que jamás he visto", dijo Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI).
"La Villa es el corazón de los Juegos. Es desde allí que el mensaje de los Juegos partirá en dirección de los cariocas, de los brasileños y del mundo entero".
"Los atletas van a enfrentarse a una de las competencias más difíciles de su vida y, al mismo tiempo, vivirán juntos en paz y se unirán aquí y enviarán un mensaje de paz y de respeto al mundo entero", añadió.
La Villa albergará a los atletas para los Juegos, que se celebran del 5 al 21 de agosto, y luego en septiembre a los atletas paralímpicos.
Todos los edificios están equipados para poder recibir a personas discapacitadas. La construcción respetó asimismo parámetros ecológicos (paneles solares, reutilización de aguas usadas), precisó el ministerio.
A raíz de la profunda crisis económica que sacude a Brasil, los planos fueron modificados para eliminar por ejemplo los televisores en todos los cuartos y reemplazarlos por pantallas solo en zonas de estar comunes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia