La emoción y el efecto "Leones" ya se puede percibir en las canchas de hockey de la provincia. El boom se nota a simple vista, en un entrenamiento cualquiera, donde los pequeños jugadores -lejos del prejuicio- se enorgullecen de su Selección argentina, acreedora de la medalla dorada en los Juegos Olímpicos.
"Hola, ¿qué tal?, mi nombre es Gonzalo Peillat", fue la presentación de un pequeño jugador, quien confirma que Los Leones ya marcaron un antes y un después en el hockey argentino porque, indudablemente, el sueño de ese y otros tantos chicos es llegar a ser como el goleador argentino.
Edgardo Rodríguez es el entrenador del mini "Hacha" Peillat, quien en realidad se llama Luciano, tiene 12 años y juega para el club Los Cachorros.
Su DT es un referente indiscutido del hockey masculino, ya que lo practica y enseña desde hace más de 15 años.
"Cuando yo jugaba solo estaba Gauchos, Gimnasia y Tiro y Universitario. Era raro practicarlo, porque la disciplina no era conocida. Tampoco el femenino, porque el boom vino después con Las Leonas".
Durante todo este tiempo, Rodríguez se dedicó a formar jugadores y, más allá de los resultados deportivos, su premio mayor fue haber mantenido la disciplina en el club tricolor.
"Hasta hoy es 'remarla' todos los días para que se mantenga el masculino, pero también empezamos a ver que más chicos se sumaron en estos días y en el entrenamiento del miércoles había 20 jugadores, cuando por lo general viene la mitad los días de semana".
Si de hockey masculino se trata, Jorge Gómez es un histórico de la disciplina. Su apellido está ligado al club Popeye y él, además de ser espinaca de pura cepa, es un gran referente del palo y la bocha.
"Tenía 13 años cuando comencé, en el 79 apenas unos años después de la llegada del hockey a Salta. Yo jugaba al béisbol y como los más grandes empezaron a jugar al hockey, los más chicos comenzamos a seguirlos. Afortunadamente no había tanto prejuicio como ahora, que seguramente cambiará después de este logro que es de todos, como lo dijo el 'Chapa' Retegui". De hecho, Gómez comentó que ya se puede ver nuevos jugadores en su club y espera lo mismo para el resto de las instituciones.
Ayer se dio otra linda particularidad: en Popeye se jugó la final provincial del torneo de hockey masculino Evita en el sub-14 y los campeones fueron los chicos de General Ballivián, un pequeño pueblo de 2000 habitantes. Muchos no conocían Salta y ahora viajarán a Mar del Plata. Su municipalidad compró los palos y las bochas tiempo atrás y los logros están a la vista. En Gimnasia y Tiro hay un recambio generacional importante, en Mitre y Universitario también crece. Con el tiempo se sabrá que Los Leones dieron mucho más que una medalla dorada al país.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia