Pablo "Bebote" Alvarez, capo de la barra brava de Independiente y expulsado de Brasil durante el Mundial del año pasado, estuvo con el capitán del equipo, Federico Mancuello en la confitería del predio de Villa Domínico, aunque el jefe de seguridad del plantel aseguró que "no hubo ningún apriete".
Bebote, quien tuvo vedado con derecho de admisión el ingreso a la cancha y a todas las instalaciones del club durante la conflictiva gestión de Javier Cantero, tiene franqueado el paso desde que gobierna la actual comisión directiva presidida por el sindicalista Hugo Moyano.
"Es un socio más", definió a Bebote el jefe de Seguridad del plantel Gustavo Palópolis, ratificando que el barra no tiene restricción para moverse en el predio de Villa Domínico, donde se produjo el encuentro.
Según Palópolis, Bebote "estuvo de vuelta en el predio, en la confitería donde se encontró con Mancuello".
"Me dijo Mancu que lo felicitó por el gol que hizo en la selección y le pidió una pelota para un chico discapacitado", sostuvo, y aseguró que el encuentro fue "casual y no hubo ningún apriete ni pedido de plata".
Bebote tiene vía libre por los más selectos rincones del club desde que llegó la nueva comisión directiva que, además del líder de la CGT disidente integran Pablo Moyano (vocal titular), el titular del sindicato de técnico aeronáuticos (APTA), Ricardo Cirielli (secretario de Relaciones Públicas y Prensa) y el vicepresidente primero de la Legislatura porteña Cristian Ritondo (vocal).
Es que Bebote organizó a fin de año un asado para su gente en el club y todos jugaron un partido de fútbol nada menos que sobre el césped del estadio Libertadores de América.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia