La ciudad de Concepción es la segunda en importancia de Chile después de la capital, Santiago, pero a su vez fue históricamente la más castigada por los movimientos telúricos que afectaron en los últimos cien años el sur del país, y puntualmente por el terremoto del 27 de febrero de 2010 que la devastó al punto de tener que ser reconstruida en gran parte de su geografía para esta Copa América.
Cabecera de la Octava Región, Concepción cuenta con una población de 224.000 habitantes y un estadio de fútbol, el Alcaldesa Ester Roa Rebolledo, donde juegan la Universidad de Concepción en primera división y Deportes Concepción en segunda, con capacidad para 30.000 espectadores y una arquitectura moderna, producto de la remodelación realizada puntualmente para esta Copa América.
Pero en los alrededores de ese escenario que esta noche albergaba al seleccionado argentino y al de Paraguay por las semifinales de Chile 2015, las imágenes son distintas.
Las observaciones permiten ver a una ciudad que quiere ponerse de pie después de aquel movimiento de tierras que alcanzó una magnitud de 8,8 en la escala Richter, arrasó con viviendas y una veintena de vidas humanas, y de cuya derivación se produjo el tsunami que arrastró al puerto de la cercana Talcahuano con olas de hasta cinco metros de altura.

Concepción terremoto.jpg
Una de las imágenes de la tragedia en el 2010. AP

Esta población situada sobre el Pacífico Sur, a unos 20 kilómetros del centro de Concepción, recibió la descarga del mar, mientras que la sede más austral de esta Copa América, ubicada a la altura de la provincia argentina de Neuquén del otro lado de la cordillera, vio caerse edificios y viviendas hechas con ladrillos de barro y revestimiento de cemento que todavía hoy, a un lustro de lo sucedido, siguen siendo escombros.
El caso más emblemático es el de un edificio de departamentos del barrio Hualpen, que al momento de derrumbarse como producto de ese terremoto que se inició a las 3.34 de ese sábado 27 de febrero y cesó dos minutos y medio después, se quedó con la vida de media docena de ocupantes que intentaban desesperadamente salir a la calle y nunca pudieron llegar a hacerlo.

Concepción ciudad.jpg

Las estadísticas marcan que ese sismo fue el quinto más fuerte en la historia de la humanidad y el segundo en Chile después del de Valdivia de 1960.
Ver a esa construcción que tiene decreto de demolición de las estructuras que sobrevivieron al colapso telúrico y que por cuestiones judiciales (hace 15 días se elevó una demanda para que esto se lleve a cabo por el peligro de derrumbe que puede afectar a viviendas linderas) sigue sin llevarse a cabo y la constituye en la única que sigue en pie después de aquel hecho que aquí nominan como el 27F, según puede dar fe Télam, es como remover los desechos de una historia que parece lejana, pero está muy cerca de todos los argentinos.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia