La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) aprobó el reglamento de la Copa Libertadores 2016, que incluye varios cambios respecto de la normativa vigente, como por ejemplo establecer un ránking para designar las cabezas de series del certamen.
La principal modificación es que se utilizará el ranking de clubes "para establecer los cabezas de serie de cada grupo así como también los demás equipos que integrarán las distintas líneas para el sorteo", según informó la entidad en su página web tras una reunión de su comité ejecutivo en Río de Janeiro.
El ranking de clubes, que también fue aprobado, regirá a partir del año que viene. Los detalles sobre su implementación serán dados a conocer el 22 de diciembre, antes del sorteo de la próxima Copa Libertadores.
También se resolvió que los clubes que participen en el torneo continental estarán obligados a presentar una certificación de calidad FIFA para los estadios que cuenten con césped artificial o sintético.
En lo que respecta al arbitraje, 'se ratificó la decisión de que en partidos a ser disputados entre equipos de una misma asociación nacional, la terna a designar corresponda a un país neutral', añadió el comunicado oficial que reprodujo DPA.
Otro importante punto aprobado fue la nueva edición del Reglamento Antidopaje de la Conmebol. La actualización de la nueva normativa se realizó "tras un pormenorizado informe general sobre esta actividad durante 2015", indicó la entidad.
La Conmebol informó asimismo que "desde el inicio del año se han realizado un total de 1.560 tomas de muestras, de las cuales 1.492 fueron de orina y 68 de controles de perfiles biológicos". Los controles se realizaron en competiciones como la Copa América de Chile, el torneo Sudamericano Sub 20 masculino y femenino, la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.
Esta reunión a la que se sumó el presidente de AFA, Luis Segura (fue el último en hacerlo para este encuentro del que participan nueve de las 10 asociaciones sudamericanas, ya que faltó solamente la de Bolivia), se realiza en la sede que la Conmebol posee en Barra de Tijuca, y el traslado a Rio de Janeiro obedece a un necesario "cambio de aire" a partir de los escándalos por coimas que envolvieron al organismo en los últimos tiempos.
Los dirigentes presentes en la cita fueron informados además sobre los pormenores de la Copa América Centenario, que se disputará del 3 al 26 de junio de 2016 en 10 sedes de Estados Unidos: Boston, Houston, Chicago, Los Ángeles, Nueva York, Orlando, Filadelfia, Phoenix, San Francisco y Seattle.
También se resolvió la formación de la Comisión de Fútbol Femenino de la Conmebol, "que servirá para crear las bases para la difusión y el desarrollo de esta modalidad en toda la región".
Pese a que no fue mencionado en el comunicado oficial, los dirigentes debatieron sobre la crisis institucional por la que atraviesa la Conmebol a raíz de la detención de dirigentes sudamericanos acusados de vínculos con el mencionado escándalo de corrupción que sacude a la FIFA desde mayo pasado.
Así lo indicó días atrás el presidente de la entidad sudamericana, el paraguayo Juan Ángel Napout, quien admitió que se hablaría sobre los dirigentes arrestados en Suiza a pedido de la fiscalía estadounidense. Entre los arrestados están tres dirigentes sudamericanos: el uruguayo Eugenio Figueredo, el venezolano Rafael Esquivel y el brasileño Jose Maria Marin.
El arresto de los tres fue seguido por las renuncias de Luis Bedoya a la presidencia de la federación colombiana y de Sergio Jadue a la de la chilena.
También está preso, aunque por otros temas internos de su país, el titular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, quien aún mantiene su cargo de tesorero de la Conmebol porque las nuevas autoridades de su país no han sido reconocidas oficialmente.
El comité ejecutivo de la Conmebol está presidido por Napout y, hasta ahora, el chileno Jadue sigue figurando como uno de los dos vicepresidentes, el boliviano Chávez como tesorero y Bedoya se mantiene como representante de la organización ante la FIFA.
Hasta hoy también representaba a la Conmebol ante la FIFA el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Marco Polo Del Nero. No obstante, la entidad confirmó que dejó el cargo y será sustituido por Fernando Sarney, uno de los vicepresidentes de la CBF.
El uruguayo Wilmar Valdez es el único vicepresidente en funciones y el comité ejecutivo se completa con el argentino José Luis Meiszner como Secretario General y los directores Luis Segura (Argentina), Luis Chiriboga (Ecuador), Alejandro Domínguez (Paraguay) y Edwin Oviedo (Perú).

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia