En la historia de San José de Oruro, hoy rival de River Plate, hay un lugar reservado para el salteño Juan Ernesto Lezcano, quien formó parte de aquel plantel que clasificó por vez primera a la Copa Libertadores en 1992, y repitió en 1993.
"Ahí tuve la suerte de jugar al lado de José Daniel Valencia, un campeón del mundo, pero también tuve como compañeros a Walter Maladot, Pedro Rioja, Juan Carlos Sánchez y Luis Alberto Orellana", recuerda Lezcano, hasta hace poco DT de Deportivo Tabacal en el torneo Federal B.
Y claro, desde fines de los 60 hasta los años 90, el fútbol salteño estaba estrechamente ligado al boliviano. Hoy es diferente, los clubes del altiplano se nutren de jugadores paraguayos o brasileños. Solo Gerardo Yecerotte, del mismo pueblo de Lezcano, milita actualmente en el Bolívar.
Pero antes de Lezcano brillaron otros salteños o jugadores que se formaron en nuestra provincia, como el arquero Carlos "Cata" Torres, el Flaco Moyano o el Gitano Juan Carlos Sánchez, que vino de El Quebrachal al club Rivadavia y de allí al Bolívar de La Paz, donde fue goleador e ídolo. Y allí también recalaron Pedro Rioja, Luis Sillero y Marcos Moriñigo, entre otros.
Hasta hubo jugadores que se formaron o triunfaron en el fútbol salteño que también fueron figuras en Bolivia, como es el caso de Raúl Savino o Waldino Palacios, que eran figuras en Central Norte y fueron adquiridos por el Bolívar. O como Guido López, aquel habilidoso número 10, nacido en Jujuy pero que triunfó en Juventud Antoniana, Gimnasia y Central Norte, para continuar su carrera en Santa Cruz.
Sin olvidar por supuesto al propio Carlos Aragonés, nacido en Yacuiba, pero formado futbolísticamente en Central.
Lezcano comenzó su carrera en el fútbol como un "10" clásico, sobresalió en Atlético Ledesma de la década de los 80, y con un corto plazo como jugador de Juventud Antoniana se convirtió después de un tiempo en un "9" de área y, a fuerza de goles, se afirmó en esa posición.
El Mula recuerda que en el partido definitorio contra Oriente Petrolero, en Cochabamba, el 22 de enero de 1992, anotó de penal el tanto que le dio al crédito orureño el pase a la Copa. "San José armó un lindo equipo, esa vez dije que iba a Oruro para clasificar a la Libertadores. Por suerte se me dio y pude hacer el gol decisivo", cuenta Lezcano desde Orán, su ciudad natal.
Pero vaya destino de Juan Ernesto Lezcano, porque coincidentemente no solo jugó en el San José de Oruro, hoy rival de River Plate en la Copa Libertadores, sino que también lo hizo en el Palestino, de Chile, el primer rival de Boca Juniors en el torneo continental; como también lo hizo en el Emelec, de Guayaquil, y Deportivo Cali. Es, sin dudas, el más copero de todos los futbolistas salteños.

  • Su trayectoria
Juan Ernesto Lezcano nació el 18 de agosto de 1962, en El Tabacal. Y su trayectoria como jugador fue: Real Santa Cruz, San José (dos ciclos) y Wilstermann, todos de Bolivia.
En la Argentina, actuó en Atlético Ledesma, Juventud Antoniana y Argentinos Juniors.
En el exterior también jugó en Palestino (Chile), Emelec (Ecuador) y Deportivo Cali (Colombia).
Como DT dirigió a River de Embarcación y Deportivo Tabacal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia