Es uno de los pioneros en la denominada profesión de bandejeros. Se trata de Armando Ríos, alías "Cachavacha", quien en una extensa nota con El Tribuno habló de su quehacer laboral y recordó lo que le tocó vivir a través de los años vendiendo gaseosas de las diferentes marcas, en los estadios salteños, jujeños y también tucumanos.

¿Por qué ese apodo de Cachavacha?
En una época en cancha de Gimnasia y Tiro, en uno de esos tantos partidos de fútbol, un hincha me llamó por ese sobrenombre para pedirme un vaso de gaseosa. Y debe ser porque tenía el cabello largo y desde entonces me identifican así y es algo que no me molesta para nada y que forma parte de cómo la gente se manifiesta en un ámbito deportivo.

¿A los cuántos años empezaste a trabajar como bandejero?
Como bandejero empecé a los 15 años, pero antes ya iba a pedir trabajo en cualquier lado. Siempre viví en la calle. Yo soy de Jujuy, pero desde chiquito me vine a vivir a Salta, con mi mamá, que nos crió sola a cuatro hermanos y nos hizo estudiar hasta donde pudo. Después sentí la necesidad de salir a trabajar para ayudar en la economía de la casa. El de vender gaseosa en las cancha fue el primer trabajo grande que tuve porque vi plata. También fui lustrabotas, oficié de canillita vendiendo el diario El Tribuno, cuando se repartía al frente de la plaza 9 de Julio. Llegaba de noche a este lugar y me quedaba a dormir porque al otro día tenía que salir temprano.

¿Y que torneo te marcó?
El torneo Confraternidad, por la rivalidad con los jujeños y que se disputó en los 80. Fue lindo ver jugar cada partido entre los equipos de las dos provincias. Claro que en aquellos tiempos solo participaban por Salta, Juventud, Central Norte y Gimnasia y Tiro y Deportivo Tabacal: por el lado jujeño se encontraban, Zapla, Ledesma, Alberdi, Tiro y Gimnasia, Gimnasia y Esgrima, Talleres de Perico, Gorriti, eran mayoría. Y no había problemas.

¿Qué gaseosas recordás?
La Chinchibira, luego la Mountain Dew y también la Pepsi. Cuando llegó la Coca Cola y toda su línea. Actualmente en Gimnasia y Tiro llegó la Talca. Y ahora la gente me dice Negro dame Coca, pero uno no puede hacer nada porque es el sponsor exclusivo que hoy tiene el club.
Se produjo un impasse y después volviste con más ganas a trabajar como bandejero
Sí, cuando me tocó la colimba que la hice en Puerto Belgrano. Y cuando regresé seguí trabajando hasta el día de hoy.

Nos contás de alguna frustración
Cuando Central Norte perdió la categoría por el año 87 del Nacional B. En ese tiempo vi grandes jugadores que pasaron por Salta. En Juventud, Cárdenas, Laguna, Iñiguez, el Pichichu Colque, el Flaco Berruezo, Roberto Gonzalo entre otros. En Gimnasia y Tiro, Armata, Máximo Padilla. En Central Norte, el Pollo Tejeda, los mellizos Castillos, Benito Rodríguez, Eduardo Cortez, Waldino Palacios y el Muñeco Cardozo y después vinieron el Loco Confesor. Y luego también llegaron el Pelao Vargas y también Pedro Rioja

¿Viviste los momentos "dorado" de Gimnasia y Tiro?
Fue muy efímero, pero valió la pena. Fue en el Torneo del Interior a través de esa buena campaña y cuando el equipo albo asciende a la B Nacional, que la gente lo sigue y se gesta una generación de jóvenes que ahora se identifican con estos colores. Antes, el duelo de hinchas se presentaba cuando se enfrentaban Central Norte y Juventud. En los torneos de Liga nadie lo iba a ver a Gimna sia.
Además, con Gimnasia y Tiro en Primera División vinieron Boca, River San Lorenzo, entre otros y es lo que se extraña, porque el fútbol salteño, hoy por hoy, se vino abajo.

Un partido que jugaron Boca y Central Norte en cancha de Gimnasia y Tiro se suspendió, estuviste ahí
Tuve que recoger cincuenta cajones de gaseosas de veinticuatro botellitas. Y ese trabajo lo hice desde adentro de la cancha que llovieron desde las tribunas. Fue un problema grande porque uno de los mellizos Castilllo lo barrió al delantero rival. Y en ese equipo de Boca jugaba Mouzo. Y la cancha de Gimnasia luego la clausuraron.

¿Cómo fue cuando lo viste a Diego Maradona en la cancha de Gimnasia y Tiro?
Lo vi a dos metros en la zona de vestuario, cuando fui a llevar hielo y estaban realizando la entrada en calor con la Selección Argentina, que le ganó a Marruecos por 3 a 1. Lo quise saludar pero los de seguridad no me dejaron. Aquella vez Diego se puso a hacer jueguitos con una naranja que le tiraron desde las tribunas.

Por el tema de la violencia, ¿te tocó pasar un momento comprometido en las tribunas?
Gracias a Dios con las tres hinchadas nunca tuve problemas. No me meto. Por ahí me dicen 'viejo, tirame un vaso de gaseosa' y le digo 'tomá' y nada más. Este es mi trabajo y no puedo estar dando a cada rato porque nosotros vamos a trabajar.

Hace poco tuvieron problemas en el Martearena, ¿podés hablar sobre el tema?
Dijeron que vendemos fernet y está prohibido, pero quién toma más de dos medidas, nadie. No creo que porque tomen dos medidas de fernet ya van a hacer lío. El que esta "pasao" ya viene de afuera.

  • Entre el boxeo, el básquet y otros espectáculos

¿Que nos podés decir del boxeo?
El boxeo en el desaparecido Salta Club realmente hacía los viernes fenomenales. Fue como describir el Palacio de los Deportes en Salta. En cada espectáculo, de entrada nomás uno observaba a la gente tranquila, comprando un choripán, con el cual se deleitaba. Y siempre las personas mayores pedían su vasito de vino, el cortadito (vino y gaseosa). En el Salta Club se vendía todo guillado y no se generaban los problemas. En el boxeo, donde ves que hay dos personas con piñas vienen y piñas van; entre una tribuna y la otra, las ocurrencias formaban parte también de ese clima. Nadie se molestaba y era todo diversión.

¿De quién te acordás como boxeadores?
Veo en acción a Trujillo, Vicente, Ibáñez, Cárdenas, Brizuela, Vilte, Lucero. Rubén Condorí, cuando peleó en el Delmi por el título del mundo con Gilberto Román. Vinieron muchos boxeadores.

Cuándo peleó Rubén Condorí en el Delmi con Gilberto Román, ¿qué comentario hubo?
Dijeron que cuando Condorí estaba concentrado en el hotel Salta, se disparaba (escapaba) de ahí, porque no estaba acostumbrado a estar encerrado y él mismo lo reconoció. El técnico era Cirilo Gil y cuando salían a buscarlo encontraban en su casa.

Y del torneo de los barrios de esta disciplina.
También reunió mucha gente. Yo participé. Y se trabajó bien.

Del básquet, que ahora está reflotando, ¿qué decís?
Los torneos de básquet tuvieron mucha convocatoria de gente a nivel local y más cuando llegaban las instancias decisivas de un torneo. Estaban Policial, Libertad, 9 de Julio, 20 de Febrero. El mismo Salta Club que generaba expectativa y donde se organizaban los partidos finales.

¿También trabajaste en festivales artísticos?
Tengo presente una vez cuando apareció Pimpinela, Pablito Ruiz, en el ex Salta Club. Todo los acontecimientos que hubo en Salta, puede ser que a algunos no haya asistido, pero allí estaba siempre presente. Incluso con el Chavo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia