Boca Juniors quedó acéfalo después de la partida de Juan Román Riquelme con destino a Argentinos Juniors. La merma en la calidad del fútbol xeneize fue notoria, más aún en momentos claves que terminaron deparando en otro semestre sin títulos para el equipo de La Ribera.

Es por ello que, empecinado en pelear la Copa Libertadores y el torneo local, Rodolfo Arruabarrena tiene varios nombres en mente para jerarquizar y darle vuelo a un plantel con auspiciosos nombres a futuro pero que necesita de referentes para competir por un título.

El uruguayo Nicolás Lodeiro es uno de los hombres elegidos por el Vasco y su cuerpo técnico. El uruguayo tiene un bagaje impresionante a pesar de sus 25 años y, si bien nunca explotó en la dimensión que sus primeras apariciones proyectaron, es un jugador importante para el mercado sudamericano.

El charrúa brilló en el Sudamericano Sub-20 2009 y debutó con la camiseta de Nacional y fue fundamental para la conquista del campeonato uruguayo de la temporada 2008-2009, aunque fue en la Copa Libertadores 2009 donde desplegó su mejor nivel colaborando con la campaña de un Bolso que alcanzó las semifinales.

Su espectacular nivel llamó la atención del Ajax, que se lo llevó a Holanda en enero de 2010 como una apuesta que no funcionó: en 2012 quedó libre y llegó al Botafogo antes de pasar al Corinthians. Lodeiro jugó dos Mundiales con la casaca celeste: en Sudáfrica participó de la gesta del equipo del Maestro Tabárez que finalizó cuarto y viajó también a la Copa del Mundo de Brasil.

Con el interés de Boca sobre la mesa, apareció una foto de Lodeiro trabando con la cabeza frente a Wayne Rooney en el último Mundial, una postal que ilusiona a hinchas que esperan a un jugador con buen pie y entrega, sacrificio y talento. Lodeiro, interesado en llegar al xeneize para reactivar su carrera después de estar prácticamente inactivo en el Timao, conjuga esos factores.
BOSTERO.JPG

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia