El reloj marcaba ayer 61 días, 13 horas, 30 minutos y algunos segundos que se iban descontando. El inicio del Triatlón internacional Ironman a disputarse el 29 de noviembre en Cozumel, México, se acerca.
Por eso cuando el bonaerense Ignacio Sánchez Sorondo atendió a El Tribuno estaba listo para comenzar la rutina diaria de entrenamientos que cumple a rajatabla, para cumplir con los sueños solidarios que se planteó.
Además del objetivo de llegar a la meta, Nacho, como lo conocen todos, tiene dos importantes desafíos por cumplir: en Fuerte Apache promover los programas de tercera edad y educación para chicos, junto a la Fundación Franciscana y colaborar con un albergue y escuela que está en estado de abandono en Santa Victoria Este, apoyado al organismo Dale Tu Mano.
"El Ironman es el triatlón más grande del mundo. Consiste en completar tres disciplinas: 3,8 kilómetros nadando, 180 kilómetros en bici y 42,2 kilómetros corriendo en un máximo de 17 horas", comentó.
"Estoy entrenando desde diciembre del 2014, junto a Pablo Fajian, mi gran entrenador, un profesional que preparó a más de 200 atletas", agregó.
"Quiero contarles que no soy ni fui deportista en mi vida. Hace 9 meses, fumaba y no corría una cuadra. Solo soy un atrevido con ganas de ayudar y aportar un mínimo granito de arena".
"Pienso que a través de mi esfuerzo, de mi entrenamiento diario, es una forma de inspirar y motivar a la gente, para que de esta manera pueda generar un puente con la gente que más lo necesita", aseguró.
"Este proyecto solidario está destinado a las organizaciones Fundación Franciscana, que trabaja junto a familias en situación de pobreza y tiene un programa de Desarrollo Infantil en el barrio Ejército de los Andes y Dale tu Mano, que desarrolla proyectos de educación para las comunidades indígenas del norte de Salta y en Tucumán".
Con respecto a la situación puntual de la escuela ubicada en el territorio provincial, comentó que "en este desafío, se busca refaccionar el albergue estudiantil de la comunidad. Ellos son los verdaderos protagonistas de este desafío, yo estoy tratando de generar ruido o lío, o ambas".
Ignacio viajó meses atrás hacia Santa Victoria Este y se interiorizó sobre las principales necesidades de los más jóvenes.
"Hoy necesitamos 100 camas para los chicos del albergue y arreglar las calderas para que puedan tener agua caliente. Eso es primordial".
"Lo que sueño es que me acompañen con la misma garra que voy a poner en este desafío para que sea algo más que una prueba física. Que juntos corramos, nademos y pedaleemos por estos chicos", dijo.
Sánchez Sorondo necesita de ayuda económica para poder lograr sus sueños y gracias al aporte de la gente, ya tenía juntado hasta ayer casi $6.000.
"Donando solo $100 podés ayudar a cumplir objetivos solidarios muy significativos", agregó.
La dirección para poder ayudar al joven es http:/ /www.idea.me/ironmansolidario , quien ya tenía hasta el cierre de esta edición más de 22 colaboradores, entre amigos, familiares y personas que se sumaron en las redes sociales.


"Demos oportunidades"

Tras nueve meses de duro entrenamiento Ignacio Sánchez Sorondo se prepara para una complicadísima competencia como lo es el Ironman mexicano.
Nacho no dudó en que su desafío tenía que tener un fin solidario y desea que la gente imite su voluntad sin fines de lucro.
"Me encantaría que entre todos demos oportunidades a muchas personas que hoy no las tienen. Por eso voy a correr un Ironman solidario", destacó.
"Para quienes tengan dudas, en las redes sociales podrán encontrar más material sobre mi proyecto. A su vez tengo un blog donde voy contando en detalle cómo nació el proyecto, quién soy, en qué consiste mi entrenamiento y otros datos de color, como para que la gente me conozca", agregó.
El blog es: https://ironman solidario.wordpress.com. La plataforma de recaudación: http://www.idea.me/iron mansolidario y las redes so ciales: https://www.facebook .com /ironmansolidarios; https://instagram.com/na chosaso y https://twitter.com /nachosaso.
La meta de Ignacio es llegar a los $500.000 y restan nueve días para lograr ese cometido.

El porcentaje ayuda mucho

En caso de no recaudar el 100% del objetivo económico colaborarán de otra manera.
Con el 10% realizarán refacciones básicas en el albergue estudiantil de Santa Victoria Este. Con el 25% equiparán la cocina. Con la mitad mejorarán los pisos y ventanas del albergue, mientras que con el 75% refaccionarán gran parte de la escuela albergue salteña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia