La experimentada pareja integrada por Lukasz Kubot y Marcin Matkowski se impuso ayer en el encuentro de dobles al derrotar en sets corridos al chascomusense Carlos Berlocq y el rosarino debutante Renzo Olivo, para que Polonia descuente ante la Argentina, que se impone 2-1 en la serie de primera ronda del Grupo Mundial que se disputa en Gdansk.
En el estadio Ergo Arena, que volvió a lucir con poco público, los experimentados polacos consiguieron el triunfo con parciales de 6-3, 6-4 y 6-4, en dos horas y cuatro minutos.
El viernes, con una muy sólida actuación y sin siquiera ceder un set, Argentina se puso al frente con los triunfos del debutante bahiense Guido Pella (42 del ranking mundial) y el correntino Leonardo Mayer (41º), que dejaron a la Argentina a un paso de los cuartos de final de Copa Davis.
A primer turno, Pella había superado los nervios del debut frente a Michal Przysiezny (318º) con parciales de 6-1, 6-4 y 7-6 (5).
Luego entró en cancha Leo Mayer, quien ratificó su mote de "copero" para ampliar su invicto en singles a diez partidos con un triunfo por 6-2, 7-6 (3) y 6-2 sobre el juvenil Huber Hurkacz, 602 del escalafón.
Ahora, la Argentina buscará el triunfo que le dé la clasificación a cuartos de final en los singles pautados para hoy, cuando a partir de las 8 (hora argentina), se invertirán los duelos del viernes con Mayer frente a Przysiezny, antes que Pella se mida con Hurkacz en un hipotético quinto punto.
El ganador de la eliminatoria jugará en cuartos de final con el vencedor de la serie que Italia le gana a Suiza 2-0 en Pesaro, mientras que el perdedor deberá esperar el repechaje de septiembre, cuando buscará mantener su lugar en el Grupo Mundial de la competición.
La dupla argentina no jugó un mal partido, pero la mayor jerarquía y roce en este tipo de encuentros de la pareja polaca fue clave en los momentos importantes. Porque, en el balance de los dos primeros sets, Argentina tuvo más chances de quiebre -tres en total- pero no pudo conseguir la diferencia, algo que sí logró Polonia al romper el servicio de Olivo en las dos oportunidades con las que contó.
De entrada, Argentina sorprendió "dormida" a la pareja polaca y tuvo una doble chance de quiebre en el primer game del partido, que desaprovechó.
Luego, cada vez que sacaron Lukasz Kubot y Marcin Matkowski, se le hizo cuesta arriba a los dirigidos por Daniel Orsanic, pero principalmente por el nivel del rival, no por estar bajos en su juego.
Kubot fue impecable desde la devolución, siempre buscó con sus tiros una transición defensa-ataque, y Matkowski, pese a un evidente físico poco cuidado, demostró con su muñeca por qué es el número 17 del mundo en el ranking de la especialidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia