El correntino Leonardo Mayer (41 del ránking mundial) demostró ayer mucho carácter para dar vuelta un complicado partido frente a Michal Przysiezny (318º), a quien superó en cuatro sets para liquidar la serie a favor de la Argentina como visitante ante Polonia por 3-1, y sellar la clasificación a cuartos de final del Grupo Mundial de Copa Davis.
En el estadio Ergo Arena, en la jornada de mayor concurrencia de público, Mayer logró revertir un inicio incómodo de partido para imponerse con parciales de 6-7 (4), 7-6 (5), 6-2 y 6-3, en dos horas y media de juego. El rival en cuartos de final será Italia, que superó a Suiza por 3-0, y recibirá a la Argentina en Brindisi o Pescara, entre el 15 y 17 de julio, justo después de Wimbledon.
Luego, en el quinto punto, el rosarino debutante Renzo Olivo (167 del ránking) perdió un partido increíble frente al juvenil Huber Hurkacz, 602 del escalafón, por 6-4, 6-7 (6) y 6-4.
De entrada, fue un partido durísimo para Mayer, porque le costó un set y medio poder descifrar el saque potente del polaco, que perdió apenas cinco puntos en toda esa primera manga.
Es cierto que el "Yacaré" tampoco sufría con el servicio, donde estuvo muy sólido, y contrarrestó solo cediendo dos puntos de los 30 que jugó con su saque. En ese contexto, no extrañó llegar al tie break sin siquiera un punto de break, donde Przysiezny aprovechó uno de los pocos errores del correntino con su saque para imponerse por un cerrado 7-4.
La segunda manga no modificó la tónica del encuentro, aunque a partir de la mitad de ese parcial Mayer empezó a sentir la pelota en la devolución, lo que complicaba a un rival que se movía poco. Quizás ese fue el principal mérito del correntino, no desenfocarse del partido cuando no tenía opciones de poner en juego la pelota.
Otra vez sin chances de break de ningún lado, se llegó a un tie break tenso, clave para el resto del encuentro, donde el que se equivocó de entrada fue Przysiezny, dejando una volea de revés en la red y generando la mínima diferencia que Mayer usufructuó para igualar la historia con un 7-5.
Equilibrar numéricamente el partido le dio un envión anímico muy importante a Mayer, que ya había cambiado su postura en el tramo final del segundo set, pero que empezó a dominar el partido. El quiebre -primero del encuentro- en el arranque del tercer set empezó a inclinar la balanza del lado de Mayer, que ya jugaba mucho más suelto desde el fondo de la cancha y lograba superar en el peloteo posicional a su rival.
Sin perder la solidez con su servicio -tampoco entregó siquiera un punto de break a Przysiezny- se encaminó a dar vuelta la historia sin problemas, tras quebrar nuevamente el saque del polaco en el octavo game y cerrar 6-2 ese tercer set.
Przysiezny quemó las naves en el inicio del cuarto parcial, donde Mayer logró salir de una situación complicada en el primer game de servicio, y enseguida dio el golpe de gracia con un quiebre rápido, que lo dejó 4-1. El polaco ya no tenía respuestas tenísticas ante un Mayer que, con confianza, ya era imparable. Así cerró con solvencia el encuentro (6-3 en el cuarto set) para suscribir un nuevo triunfo "copero" y sellar la clasificación de la Argentina a cuartos de final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia