¿Qué medidas se van a tomar para prevenir la violencia? ¿Está al tanto de que hubo incidentes entre hinchas de Gimnasia?
Sí, sí... la verdad que el fútbol es un dolor de cabeza. A grandes rasgos, nosotros el año pasado comenzamos a separar las funciones. Y este año se va recurrir, en primer lugar, a formalizar las reuniones y tratar cuestiones generales que tienen ver con que Central Norte, cuando juegue de visitante, lo haga solo con locales, que la cancha de Juventud no reúne condiciones y no se va jugar allí, como también vamos a presentar parámetros objetivos que hacen al cálculo de adicionales.

¿Desde octubre pasado hubo algún avance de este consejo?
No, hubo reuniones informales. Jamás hubo un acta. Ahora proponemos que haya actas. La idea es manejar más profesionalmente esta cuestión.

¿Qué posición toman ustedes?
Jamás se van a repetir situaciones que hemos vivido. Por la predisposición del ministerio, para colaborar con los clubes, se dieron situaciones donde las entradas se repartían en dependencias policiales. Eso se terminó. La Policía y el Ministerio de Seguridad van a tomar el exclusivo rol que les compete, que es evaluar el riesgo de un partido y definir y sugerir, dentro del ámbito del consejo de seguridad, algunas medidas a tomar. El resto de las cuestiones está en manos de dirigentes, tiene que ver con gestión de las entradas, pedido de derecho de admisión y otros. Independientemente de ello, hemos tenido la idea de avanzar en un proyecto de sistema único de entrada.

La venta de entradas en las comisarías se había dispuesto por Central, ¿qué solución se le dará al club para que no tenga problemas?
Es algo que se tiene que plantear en el marco del consejo y en el marco de la Liga. Es parte de comenzar a separar roles.

Insiste en el tema de los roles. Usted le pasa la pelota al club y el club al Ministerio...
No es ese el objetivo. El primer objetivo es blanquear la situación y no verla como normal. Antes pensaban que cierta función era competencia de la Policía, y no es así. Entonces, en primer lugar, sincerar cuáles son roles de cada uno. No quiere decir que están solos.
Con respecto al derecho de admisión, podemos aplicar una alternativa que no sea exclusiva del dirigente, para que no quede expuesto. Podemos tener listado de los conflictivos y decir todas estas personas no entran y que sea más masivo.

¿Existe esa lista?
Tenemos datos de aquellos que han cometido un hecho delictivo o contravencional, que han sido demorados, que están bajo investigación penal.

¿Y esas personas siguen entrando a las canchas?
Y, en algunos casos, sí.

Volviendo al tema Savino, usted había dicho en esa oportunidad que investigarían caiga quien caiga, ¿en qué quedó?
Lamentablemente no cayó nadie por esa causa, tenemos sobre otras causas gente detenida relacionada a Central, a armas, disparos, lesiones, heridos, que no necesariamente están ajenos a esta causa, pero están por otras causas. Antecedentes y sospechas sobre muchos de quienes participan de estas barras hay. Y hay que seguir trabajando para tener elementos suficientes para que se pueda dictar prisión preventiva o una orden de allanamiento y detención. A veces lleva tiempo poder conseguir eso en el esquema actual.

Entonces, ¿qué garantías tiene Savino u otro dirigente? Porque no fue nada menor lo que sucedió...
No, totalmente. A lo mejor para la violencia en el fútbol habría que replantear una reforma de los aspectos penales que no se discute en Salta, se discute en el Congreso nacional. Tendría que haber penas mucho más duras, ¿no?... con un proceso más simple para la aplicación de esas penas. Habría que ver que los estadios cuenten con elementos tecnológicos más modernos para demostrar la culpabilidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia