Es evidente que la partida de Víctor Alberto Cornejo Revilla ha calado hondo en el mundo del tenis salteño. Por su forma de ser y las enseñanzas que les dejó a sus alumnos como el gran profesor que fue, ahora es homenajeado en todas las instituciones y ayer la Unión Sirio Libanesa no dejó pasar la oportunidad en la ceremonia de premiación del torneo que se hizo en su honor.
Luego del gran partido en la final de la serie campeonato, en el cual Lautaro Medina venció a Diego Rauch por 7-6 y 6-2, la emotividad se apoderó de la cancha principal de la Sirio Libanesa, donde se llevó a cabo la entrega de premios y el homenaje al profe que contó con la presencia de su familiar y alumno, Luís Cornejo Revilla.
En ese momento algunas lágrimas tocaron el polvo de ladrillo por el recuerdo de un gran artífice del tenis local.
Ricardo Norte, colega y amigo de Revilla, lo recordó como "un profesor distinto, que luego de él no se volvió a ver ningún otro que tenga la gran influencia en los chicos que se iniciaban".
"Siempre quedará en nuestro recuerdo una gran persona que no solo era tenista, sino también agricultor, basquetbolista, rugbista y un gran nueve en el fútbol", dijo Norte.
La vasta carrera de Cornejo Revilla como instructor de tenis lo llevó a ser mentor de grandes deportistas como María José Fleming, Isabel Aráoz, Carlos Espeche, Matías Castro, Gonzalo Fernández, entre otros.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia