En la despedida del Dakar nuestra provincia, el público salteño no fue menos ayer en la localidad de Corralito. Lugar donde cerraba el primer tramo del especial correspondiente a la Etapa 8 que conectó a Salta con la localidad Belén en Catamarca.
La gente le puso el color necesario a una jornada calurosa en los Valles Calchaquíes, lugar por donde pasaron los competidores a toda velocidad acompañados de un paisaje inmejorable.
Con un día de antelación la gente fue llegando al lugar en su camioneta o auto, con las cosas necesarias para montar su campamento y cumplir con la premisa de pasar una jornada amena en familia o entre amigos.
No solo gente de Salta se hizo presente en Corralito, ya que también hubo grupos de Bolivia y de provincias como Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, que estaban de paso por Cafayate y aprovecharon la cercanía del paso de la competencia.
Sin embargo, gran parte del colorido en Corralito la puso el Enduro del Valle, competencia de la que surgió Benavides, con una comitiva de 250 personas aproximadamente y un inflable gigante en forma de botella ploteada con el nombre del corredor salteño.
Luego de pasar una noche tranquila entre asado y música, por la mañana el calor se hizo sentir en Corralito pero esto no impidió que la gente vea al piloto salteño cerca de las 9, quien fue recibido en Cafayate cumpliendo el enlace hacia a Belén con un pasacalle de bienvenida del Club de Enduro de Cafayate.
En definitiva, fue una jornada espectacular que pasó sin sobresaltos por la buena disposición de la gente que siguió al pie de la letra las recomendaciones de seguridad y limpieza. Algo importante en este tipo de eventos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia