El empresario argentino Alejandro Burzaco, CEO de la compañía de transmisiones deportivas Torneos, se entregó esta mañana a la policía de Bolzano, localidad del norte de Italia, en el marco de la causa que sigue la Justicia de los Estados Unidos por el escándalo de corrupción en FIFA en el que quedó imputado por sobornar a distintos organismos para quedarse con los derechos televisivos de los torneos futbolísticos más importantes del mundo.
La noticia fue confirmada por el jefe de la Policía local, Giussepe Ricario, en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red. Burzaco llegó al departamento policial acompañado por dos abogados, uno italiano y uno argentino, en el marco de la "alerta roja" que había emitido Interpol el paso 1º de junio para buscarlo y detenerlo en cualquier lugar del planeta.
El empresario habría acordado con agentes de Interpol su entrega a cambio de información. El proceso continuaría con su deportación a los Estados Unidos, donde brindaría datos clave para la resolución de la mega causa que involucra a altos ejecutivos de la FIFA como Eugenio Figueredo, Jack Warner, José María Marín y Rafael Esquivel, entre otros, además de los también argentinos Hugo y Mariano Jinkis, dueños de la empresa Full Play.
La pena para el delito de lavado y blanqueo de dinero por el que se acusa al CEO de Torneos es de 30 años, la que podría verse sensiblemente reducida si aporta información trascendente, tal como lo hiciera en su momento el ex dirigente de la Concacaf Chuck Blazer, el primer arrepentido.
El escándalo desatado el pasado miércoles 27 de mayo, cuando un grupo de agentes del FBI ingresó sorpresivamente a las oficinas de la FIFA en Zurich llevándose detenidos a siete funcionarios del Comité Ejecutivo, tuvo como consecuencia la dimisión a la presidencia de Joseph Blatter, apenas un día después de haber logrado la reelección.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia