Rodolfo Arruabarrena arrancó la última semana de trabajo del año con buenas y malas noticias. El técnico de Boca intentará despedirse del torneo frente a Gimnasia de la Plata, el domingo en la Bombonera, con un nuevo triunfo.
Las buenas para el Vasco es el regreso de Cristian Erbes, Daniel Díaz y Nicolás Colazo, quienes no estuvieron ante Lanús por dolencias musculares pero estarían en condiciones de reaparecer el fin de semana.
Lo malo para el técnico xeneize es que Agustín Orion y Jonathan Calleri se entrenaron de manera diferenciada ayer, en el regreso al trabajo de Boca, en tanto Calleri presenta un fuerte hematoma en el gemelo de la pierna derecha, por lo que difícilmente pueda conformar en once titular el próximo domingo.
En tanto, Orion, acusa una molestia pero en su caso, lo más probable es que se recupere en el curso de la semana y esté a disposición de Arruabarrena para el partido de cierre del campeonato.
Los que están descartados y continuarán ausentes son Marcelo Meli (distensión de aductor izquierdo), Fernando Gago (distensión de aductor derecho) y Andrés Chávez (distensión de isquiotibial derecho).
Los otros jugadores que continúan en recuperación son Juan Manuel Martínez, por un esguince de tobillo derecho sufrido ante River el 20 de noviembre y Lisandro Magallán, por una rotura de ligamento cruzado anterior izquierdo sufrida el 26 de octubre ante Defensa y Justicia.
El entrenamiento llevado a cabo ayer el complejo Pedro Pompilio consistió en movimientos regenerativos para los que fueron titulares ante Lanús y ejercicios con y sin pelota para el resto.

Crecimiento juvenil

Tomás Pochettino y Gabriel Guerra, talentos de las inferiores de Boca, seguirán los pasos a Leo Suárez y continuarán su carrera profesional a préstamo en el exterior.
Pochettino, volante categoría 96, tiene como destino nada menos que la Juventus de Italia, donde se encuentra Carlos Tevez. Su pase sería a préstamo por 18 meses y el equipo italiano podrá tendrá una opción de compra de un millón y medio de euros para quedarse definitivamente con él.
Mientras que Guerra, delantero nacido en el 93, se va cedido al PKNS FC de Malasia, aunque en este caso regresará a Boca en un año y medio.
La salida de Suárez no fue de la mejor manera, luego de un cruce entre la familia del jugador y la dirigencia, otras de las promesas de Boca no continuará en el club xeneize.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia