El capitán del seleccionado argentino de rugby, Agustín Creevy, valoró el esfuerzo entregado por el equipo en la semifinal perdida ante Australia, al asegurar que "murió en la suya" sobre el campo de juego de Twickenham, sede de una de las semifinales del Mundial Inglaterra 2015.
El hooker se mostró "muy orgulloso" de lo realizado por Los Pumas ante los Wallabies, aunque también "muy dolido" por la frustración de quedar eliminados, pues "sentía que el equipo podía ser campeón del mundo".
"El equipo murió en la suya, hizo todo lo que tenía que hacer y a veces no alcanza. Ellos tienen el mejor 'breakdown' del mundo y marcaron diferencia. Jugamos un buen partido, pero no se pudo", declaró al canal ESPN al término del partido.
Creevy entendió que Australia, campeón del último Rugby Championship, sacó ventaja por "algunos errores" del equipo argentino, que "en una semifinal del mundo se pagan caro".
"No nos vamos conformes, queríamos ganar y nos hubiese encantado poder jugar la final. Ahora tenemos que jugar con Sudáfrica (el viernes) y el objetivo debe ser llevarnos una medalla. Tenemos con qué", afirmó el platense.
Creevy jugó apenas 30 minutos en las semifinal con los Wallabies por resentirse de un edema en el tercio distal semi tendinoso del muslo izquierdo.

"Objetivos y autocríticos"

El medio scrum del seleccionado argentino de rugby Tomás Cubelli indicó que deben ser "objetivos y autocríticos" tras la derrota ante Australia, pero aclaró que también hubo "mérito del rival".
En diálogo con ESPN, Cubelli se lamentó por la caída ante los Wallabies en Twickenham porque confiaban en sus cualidades, pero destacó la actuación del oponente más allá de algunos errores propios.
"Teníamos chances de ganar este partido, confiábamos en nuestras armas, pero Australia estuvo fino y corrimos desde atrás. Los primeros 20 minutos marcaron todo el partido, nunca pudimos hacer pie, se mantuvieron a buena distancia más allá que nos dieron vida en algunas instancias", apuntó el jugador de 26 años.
Cubelli rescató la actitud de Los Pumas porque intentaron "hasta el final" y en ese sentido no se puede reprochar "nada" a pesar de la caída en semifinales.
"Hubo lesiones y cambios prematuros, pero son cosas que se dan en un deporte de contacto; pagamos en los pequeños detalles", concluyó.
Por su parte, el pilar Marcos Ayerza finalizó 'triste' la semifinal en Twickenham y admitió que no supieron sobreponerse a la ventaja que Australia sacó en el inicio.
"Estuvimos lentos, eso nos frenó en el primer tiempo, no supimos levantar y no fuimos incisivos cuando atacábamos", señaló Ayerza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia