El medallista olímpico en taekwondo, Sebastián Crismanich, quien en marzo de 2015 sufrió una lesión que lo marginó de la actividad durante once meses, afirmó hoy que se tiene "más fe que antes" para clasificarse a los Juegos Olímpicos Río 2016.
"Hay una plaza, es a todo o nada, pero ya venía con confianza y ahora me tengo más fe que antes para clasificarme a los Juegos y poder defender el oro olímpico", manifestó Crismanich en un comunicado de prensa.
Crismanich, de 29 años, retornó a la actividad el viernes pasado tras once meses, superada la fractura de tibia y peroné con desplazamiento que padeció en marzo de 2015 en certamen Open de México, con la obtención de la medalla de bronce en el Abierto de Estados Unidos, en Reno, Nevada.
"Física y mentalmente me sentí muy a gusto. A medida que pasaban los combates me fui notando mejor y encontrándome conmigo mismo, que era lo que quería. El objetivo era entrar a pelear sin pensar en la pierna y lo logré. La lesión ya es algo del pasado. Pude concentrarme en lo planteado y, desde lo técnico y lo táctico, se vio reflejado lo que buscamos", expresó Crismanich, ganador de la medalla de oro en Londres 2012.
El deportista correntino confió asimismo que en Nevada sufrió sobrecargas y posteriores calambras como consecuencia de una larga inactividad y por eso se retiró del torneo sin disputar la final: "cumplí el objetivo de sentirme como quería. Ahora se viene la etapa final, con otro torneo esta semana en Canadá".
Crismanich consideró la conveniencia de ir "despacio, paso a paso, superando obstáculos para llegar bien a México. Tengo mucha ilusión con estar en Río y volver a pelear otra vez por una medalla".
El ganador de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 competirá el 11 y 12 de febrero en el Preolímpico de la ciudad mexicana de Aguas Calientes por un lugar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Aparecen

    

    Comentá esta noticia