Mientras el fútbol argentino aún no puede digerir la pérdida del jugador de San Martín de Burzaco, Emanuel Ortega, otra desgracia enluta a las canchas de todo el país.
Cristian Gómez, defensor de Atlético Paraná, Entre Ríos, perdió la vida ayer en Corrientes en el encuentro que disputaba su equipo frente al local Boca Unidos.
El futbolista de tan solo 27 años se descompensó en pleno partido y perdió la vida camino al hospital.
Esto armó nuevamente el debate sobre la salud de los jugadores pese a que se trató de una muerte súbita.
Antes de su deceso Cristian Gómez jugó en Salta en noviembre del año pasado, vistiendo la camiseta de Sportivo Patria, frente a Juventud en el Martearena. El defensor fue dirigido por Gustavo Coleoni y tuvo de compañero a Claudio Acosta en el elenco formoseño, llegando a la final por el ascenso a la B Nacional, frente Atlético Paraná. Justamente el elenco entrerriano, que le ganó esa final a Patria, se fijó en Gómez y lo contrató para jugar en la segunda categoría del fútbol argentino.
En Atlético Paraná se encontró con el ex Central Norte Enzo Noir y ambos fueron claves para la gran campaña que viene realizando el equipo entrerriano en el torneo.
La desaparición física de Gómez impactó a todos, compañeros, excompañeros, exjugadores y jugadores del exterior.
Gómez deja un vacío en el ambiente futbolístico y al igual que Emanuel Ortega, dejó la vida en la cancha.

Algunos antecedentes
En el fútbol se dieron varios casos similares al de Cristian Gómez.
Uno de los más recordados ocurrió en julio del 2003, cuando el camerunés Marc-Vivien Foé se desplomó mientras disputaba un encuentro contra Colombia por la Copa de las Confederaciones en Francia.
En agosto del 2007, Antonio Puerta falleció dos días después de desvanecerse sobre la cancha a la media hora de juego del partido entre Sevilla y Getafe en España.
El 8 de agosto del 2009, Daniel Jarque, también del Sevilla, murió de un infarto mientras hablaba por teléfono desde la habitación de su hotel durante una concentración. Tenía 26 años.
El 14 abril del 2012 el jugador del Livorno Piermario Morosini, de 25 años, murió en el Hospital Civil Santo Spirito de Pescara, tras desplomarse por una crisis cardíaca en pleno encuentro de la Serie B.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia