Fabián Cubero, defensor de Vélez, señaló hoy que “jugar contra 12 no se puede”, en referencia al línea Sergio Viola, que le marcó al árbitro Fernando Rapallini un adelantamiento en el penal que atajó el arquero Alan Alegre a Lucas Alario y que en la segunda ejecución se transformó en gol.
“Haber tenido un jugador menos a los 8 minutos de juego (expulsión del volante Blas Cáceres) se hizo difícil en una cancha grande como esta”, dijo el capitán Cubero, el único que habló en Vélez, y acotó que en el penal “la pelota dio primero en la mano de (Sebastián) Driussi”.
Cubero contó que “cuando uno le protestó al árbitro se mostró prepotente, con ganas de echar jugadores” y consideró que Alegre “no se adelantó en el penal”.
El defensor analizó que “en inferioridad numérica se hizo complicado, tratamos de buscar el empate pero luego vino la jugada del penal e irnos dos goles abajo en el entretiempo se hizo cuesta arriba, y todo quedó empañado con el resultado abultado en contra”.
Según Cubero “estamos en una situación difícil”, con un triunfo y cuatro derrotas en el campeonato, y refirió que el nuevo entrenador Omar De Felippe “habrá hecho su análisis y lo fundamental será darle confianza para que pueda trabajar tranquilo”.
“La campaña nuestra no es nueva y ahora con el nuevo entrenador todos tenemos que ponernos las pilas para salir adelante”, concluyó Fabián Cubero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia