El bonaerense Jesús Cuellar retuvo ayer por cuarta vez el título mundial pluma AMB, al imponerse por nocaut técnico en el octavo round al experimentado armenio Vic Darchinyan. En el StubHub Center de Carson, California, Cuellar (57,600 kilos) hizo valer su potencia y en el octavo asaltó primero tiró a su adversario (56,800) para completar la faena tras la cuenta de protección, vapuleándolo hasta forzar el incuestionable desenlace.
Además de ratificar su condición de campeón regular, el noqueador argentino dio otra muestra de su evolución desde que se presentó en Estados Unidos, aunque también dejó en evidencia aspectos en los que debe mejorar.
Por lo pronto, este triunfo expeditivo se estima que le permitirá al oriundo de la localidad bonaerense de José C. Paz acceder a veladas y bolsas más importantes.
En los tres primeros capítulos dio la impresión de que el Jinete iba a resolver el combate con mayor facilidad, porque su ataque constante complicaba al retador, quien daba la sensación de sentir las manos.
La búsqueda permanente con la apertura de derecha abriéndole el camino a la izquierda era la fórmula que se tornaba efectiva y propicia para el Forastero.
Pero a partir del cuarto segmento el excampeón ecuménico mosca, supermosca y gallo mostró mayor movilidad, dejó de ser un blanco accesible, fue un buen observador de la realidad y empezó a replicar sobre los errores de su rival, causándole dificultades al argentino campeón mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia