El argentino Jesús Cuéllar derrotó ayer a la madrugada en Estados Unidos, en forma categórica por nocaut técnico en el quinto round, al mexicano Rubén Tamayo y retuvo por tercera vez el título interino pluma de la AMB y ahora apunta a unificar la corona con el campeón regular de esa categoría, el jamaiquino Nicholas Walters.
El pleito se llevó a cabo en el Little Creek Casino Resort de Shelton, estado de Washington, en el noroeste de Estados Unidos.
Cuéllar definió el combate en forma contundente al minuto y 48 segundos del quinto capítulo, tras derribar a Tamayo con una derecha profunda a la zona blanda y de inmediato el árbitro local Mark Nelson detuvo la pelea al considerar que el mexicano, que había caído en dos oportunidades en el round anterior, no podía continuar.
El boxeador bonaerense abrió el camino del triunfo en el cuarto asalto cuando tiró en dos oportunidades al mexicano: primero le asestó un gancho preciso en la zona hepática y luego con una combinación también al cuerpo.
Al comenzar el quinto round el médico de turno revisó el ojo izquierdo a Tamayo que mostraba una inflamación importante que prácticamente le dificultaba la visión en su totalidad, pero el facultativo le sugirió al referí que podía continuar.
El argentino salió a buscar el triunfo desde el comienzo con decisión y autoridad. Le impuso un ritmo sostenido a su accionar y aunque por momentos ese ímpetu lo hacía errar golpes y recibía algunas contras, siempre fue quien colocó mayor cantidad y calidad de golpes ante un digno rival.
Cuéllar, de 27 años, con esta victoria cerró un año que lo muestra como una figura sobresaliente en el boxeo nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia