El enganche Andrés D'Alessandro fue por lejos el punto más alto de un River que no supo acompañarlo, ya que Boca jugó con un futbolista menos desde los 12 minutos por la expulsión de Pablo Pérez.
D'Alessandro se mostró, buscó espacios y devolvió bien la mayoría de las paredes, algo que sus compañeros no pudieron aprovechar, jugando a un ritmo lento, sin animarse a romper líneas.
Otros puntos altos en el elenco de Núñez fueron Nicolás Domingo y Jonatan Maidana.
El volante central jugó casi siempre bien ubicado, ganó varias divididas en un partido trabado y se lo vio ordenar a algunos de sus compañeros que no lograban meterse en el juego.
En tanto, Maidana fue casi implacable en el juego aéreo, despejando los numerosos envíos aéreos de Boca, que tuvo a su favor varios tiros de esquina y tiros libres cerca del área.
Andrés D'Alessandro, que volvió a jugar un Superclásico después de 13 años, aseguró hoy que Boca "se defendió todo el segundo tiempo" y se lamentó porque no pudieron "hacer el gol" para desnivelar el partido en La Bombonera.
"Nos encontramos con un jugador más en el primer tiempo, Boca se defendió todo el segundo tiempo, intentó salir de contragolpe, tratamos de no desarmarnos", afirmó.
D'Alessandro remarcó que por momentos River intentó "manejar la pelota" y destacó el trabajo que realizó Boca para mejorar el campo de juego, pero admitió que "molestó".
"Por momentos tratamos manejar la pelota, el campo no está como habían dicho, mejor de lo que parecía, pero nos molestó un poco. Por momento pudimos poner la pelota al piso, pero no pudimos hacer el gol", indicó.
El Cabezón pidió ahora poder "cambiar el chip" rumbo al próximo jueves, cuando River visite a Independiente del Valle en Quito, Ecuador, por la ida de los octavos de final de la
Copa Libertadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia