Daniel Copa no para de brillar y en los Juegos Parapanamericanos está haciendo una gran labor en el seleccionado argentino de básquet sobre silla de ruedas.
El salteño es pivote y uno de los referentes de un plantel que no tuvo inconvenientes en derrotar a México y a Venezuela, y que ayer, al cierre de esta edición, intentaba acercarse a las medallas ante Canadá.
Su historia se remonta a mediados de la década de los 90, cuando se inició en la disciplina gracias a su tío, Oscar Sotomayor, quien lo llevó a la Asociación Lisiados de Salta (ALSa) porque nació con una malformación y sufrió la amputación de una pierna a los dos años. Ahí se enamoró de la pelota naranja.
Actualmente vive en Buenos Aires desde hace 9 años y se desempeña en CILSA. Toronto significó para él su tercer Juego Parapanamericano, ya que anteriormente estuvo en Río de Janeiro y Guadalajara.
En Toronto cosechó su primer triunfo (donde además fue la figura), por 68 a 50 ante México, uno de los candidatos al Oro.
El lunes se midieron ante Venezuela y el resultado fue una verdadera paliza: 75 a 23 y ayer jugaban nada menos que ante el local, en una prueba de carácter.
Su gran juego también lo llevó a participar del Mundial sub-21 en Inglaterra 2005, en la Copa América de Colombia 2013 (donde fue subcampeón) y en el Mundial de Corea 2014, año en que terminaron decimosegundos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia