"El fútbol es el deporte más lindo y sano que existe en el mundo. Eso no le quepa la menor duda a nadie", la inolvidable frase de Diego Armando Maradona, que terminó en la famosa "la pelota no se mancha", parece ser justa para que la explique el contador público Jesús José Miranda, personaje que se declaró "enfermo de fútbol", pero quien se encargó de contar que gracias a esa afección estaba más vivo que nunca, creado por el reconocido periodista Daniel Frescó en su última novela, justamente llamada "Enfermo de fútbol".
Con una vida entera en los principales medios de comunicación del país, en su cuarto libro, Frescó dejó al descubierto no solo la pasión argentina por el fútbol, sino también cómo se maneja el periodismo en cuanto a una primicia que termina siendo una espectacular nota a color y que desata un escándalo. También aprovechó para homenajear al escritor Eduardo Sacheri, a los hinchas -como él- de Independiente en su peor momento y una emocionante mención a Jorge "Topo" López, el periodista fallecido en el Mundial de Brasil de 2014.
Tras la presentación de "Enfermo de fútbol", bajo el seguimiento de la agencia de prensa
Tommy Pashkus, el viernes pasado en la Feria del Libro en Capital Federal, habló con El Tribuno.

¿Cómo surgió la idea de crear a un tipo que se declara enfermo de fútbol y que un día decide ver partidos por el resto de su vida?

En realidad, no me inspiré en nadie en especial, pero creo que nos pasa a todos los que somos futboleros.
Mientras estaba trabajando en un libro del Kun ("Sergio Kun Agüero, mi historia"), me tomaba el trabajo de ver sus partidos por televisión y un día mirando un partido, no sé si era de la Champions League, me dije: "Que afortunado soy al verlo". Pensé, ¿cómo hace la gente para no perderse esos encuentros? Y para muchos es imposible porque a lo mejor estás en la oficina o el colegio. Se me ocurrió la idea de que alguien se enferme de fútbol y me pareció interesante.
Al ser una novela, fue un desafío. Pude plasmar qué pasaría si alguien dice tener esa enfermedad.
Por tu profesión te tocó narrar la historia de Pepe Miranda desde el lado periodístico y dejaste al descubierto cómo se trabaja para conseguir una noticia, ¿era una idea que también tenías pensado plasmar en el libro?

Mi formación me permitió contar lo que le pasaba a Miranda desde adentro y sobre el papel que hoy juegan las redes sociales. Jugué mucho con el fenómeno de internet. Como nos modificó a los periodistas el trabajo, porque a través de la expansión en las redes a veces pueden pasar cosas buenas como le sucedió al enfermo de fútbol, ya que la gente se solidarizó con él.
Es un tipo recto que decide un día romper la rutina. Es una víctima positiva de este siglo tan tecnológico.

Sos contemporáneo de Miranda y él recuerda que su papá le dio a elegir, por radio, cuál partido podía escuchar, ya que todos se jugaban a la vez, ¿te pasó en realidad?

La verdad es que sí, me pasaron varias cosas que le sucedieron a Miranda, como esa de la radio, por ejemplo. Antes tenía que acostumbrarme a escuchar un partido y después enterarme de los demás y rogar una buena transmisión de la Central Balcarce. Ahora en cambio es diferente, los partidos ya no se juegan en el mismo horario y si hay definiciones, podés verlos por un canal u otro.

Justamente en la redacción del diario seguimos la definición del Federal A tanto por televisión como por las redes sociales, ¿lo imaginás a Miranda mirando a los salteños?

Miranda se declaró un apasionado no solo de las principales ligas del mundo, sino que también seguía las diferentes categorías, así que hubiese estado prendido ayer a las definiciones de Juventud Antoniana y Gimnasia y Tiro.

El viernes estuviste junto a otro gran escritor como Luciano Olivera, ¿cómo te sentiste al presentarlo en la Feria del Libro?
La verdad que bastante bien y como decís, me acompañó Luciano, con quien tengo una amistad. Nos unen muchas cosas en común, como ser hinchas de Independiente, por ejemplo.

Hablando de Independiente, en el libro mencionás a Sacheri, otra persona que tiene una pluma privilegiada, ¿es casual que todos sean fanáticos del rojo o creés que el famoso paladar negro colaboró en sus escrituras?

Te diría que es una linda casualidad, aunque te digo que lo hablamos con Luciano y Eduardo, a quien menciona Miranda en lo que tuiteó cuando nos fuimos a la B, como lo que también puso el Kun. Sacheri sabemos que está en otro nivel, pero lo que decís por lo menos nos llamó la atención. Ojalá sea también por el paladar negro, porque yo soy un defensor de ese estilo que siempre nos identificó.

Es la pelea de Miranda con su hijo...

Es que yo creo que la única manera que volvamos a ganar un campeonato es jugar como antes. Independiente debe volver a su tradición, es lo que pienso. Yo soy de la época del Bocha y la mística copera.

Si bien deformaste el nombre de los medios, si mencionaste a Topo López, ¿fue también un homenaje para él?

Tenía ganas de hacerlo. Primero pensé en modificar el nombre, pero le pedí permiso a Verónica Brunati (su esposa) para ver si lo podía poner. Fue un homenaje a una gran persona, muy profesional y con mucha solidez. Estoy seguro de que él hubiese traído la primicia del enfermo de fútbol.

En el final dejaste abierta la posibilidad de una segunda parte, ¿será así?

Por el momento quiero disfrutar de lo que está, pero es una posibilidad, claro.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia