El delantero Daniel Osvaldo regresó en la mañana de este lunes al país luego de jugar el último semestre en Portugal y a la espera de que se resuelva su vuelta a Boca, que es casi un hecho.
El futbolista arribó junto a su novia italiana y no realizó declaraciones ante la guardia periodística que estaba esperándolo en el aeropuerto internacional de Ezeiza.
Darío Decoud, el representante de Osvaldo, tiene acordada de palabra su salida del Porto, pero restan algunos pequeños detalles que deberían quedar resueltos esta semana.
Una vez que se resuelva esa situación, el delantero firmará su contrato para volver a vestir la camiseta del club del cual es hincha.
Osvaldo habló telefónicamente con el entrenador Rodolfo Arruabarrena el mes pasado y le manifestó su intención de tener un nuevo ciclo en la institución.
El DT le dio el visto bueno porque confía en sus condiciones futbolísticas, pero le solicitó que evite conflictos fuera de la cancha y éste se comprometió a bajar su "perfil mediático".
Por tal motivo, empezó por cerrar su cuenta de Twitter donde en el último tiempo se había reído de River y hasta había criticado a dirigentes de la Conmebol después que el organismo decidiera que el rival de toda la vida pase a semifinales de la Copa Libertadores por el episodio del gas pimienta.
Boca acordó además de palabra la llegada de Jonathan Silva, lateral izquierdo del Sporting de Lisboa, quien vendrá a préstamo por seis meses, sin opción de compra pero con la chance que exista un reconocimiento económico si el jugador es vendido a otro club europeo.
Consumada la llegada de este refuerzo, se espera que Osvaldo sea el segundo y ambos puedan estar presentes cuando el plantel reanude las prácticas el sábado 2 en el predio de Casa Amarilla para luego trasladarse al predio Sofitel de la localidad bonaerense de Los Cardales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia