Autocrítica y defensa. El día después de la eliminación de Central Norte, Héctor De Francesco salió a poner la cara. Asumió algunas culpas y se defendió de los cuestionamientos, principalmente del armado del plantel. Explicó que, en su momento, todos estaban de acuerdo con los refuerzos que habían llegado. "Habíamos traído al goleador del torneo anterior (Zampini); mantuvimos una base del Argentino A, contábamos con la experiencia de Fretes y de Zurita, entonces está claro que nada garantiza nada", le dijo De Francesco a El Tribuno.
El presidente cuervo reveló también que había recurrido a otros jugadores pero que la mayoría no quiso jugar en el Federal B. "Hablamos con Noir, con Weiner y con otros jugadores que pedían fortunas, no había manera de traerlos". Luego, recordó: "Antes de que arranque el torneo todos pensábamos que el equipo debía subir caminando y en los amistosos parecíamos un avión".
El dirigente, que quedó al mando desde que Savino se tomó una larga licencia, reconoció como error haber mantenido a Hubert Piozzi como DT. "Le habíamos ofrecido a (Cristian) Alfaro y nos dijo que estaba viejo", citó como ejemplo. Piozzi fue también quien descartó al pibe Molina, que ahora jugará la final con Mitre. "Es difícil en estos momentos pensar qué más hicimos mal, es un análisis más profundo", dijo.
De Francesco también respondió sobre las posibles partidas de Apaza a Gimnasia y Tiro y de Campos a Juventud: "Por los dos deben hablar con nosotros primero". Y con respecto a Lovrincevich solo se limitó a decir: "Le pediremos que siga". (Mañana se reúnen con él.)
El presidente recordó que el club, pese a la eliminación, sigue trabajando. Y contó, por ejemplo, que la primera local realizará la pretemporada en Guachipas. "Es un esfuerzo grande que las inferiores hagan la pretemporada, pero seguimos apostando en un proceso largo", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia