El torneo Federal B se torna más dificultoso y deficitario. Exageradamente masivo en cuanto a participantes, sin las mieles de los subsidios que gozarán los del Federal A, con una insólita forma de disputa en seis meses y que provocará un extenso vacío tras su finalización y la falta de criterio a la hora de armar algunas zonas, se hará cuesta arriba para más de uno. Central Norte, pese a su nombre y convocatoria, no será la excepción. Previamente a la confirmación de que el Consejo Federal hará lugar al pedido formal de ubicar al cuervo en la zona de los salteños para evitarle mayores erogaciones, el titular azabache, Héctor De Francesco, se refirió a las dificultades del certamen en diálogo con Alentandooo. “La queja es puramente económica. En la zona que nos pusieron en un principio tendríamos 6 viajes a Tucumán y en cada traslado gastamos 60 mil pesos. Si viajamos domingos y miércoles necesitamos 400 mil más en el presupuesto, en un torneo corto con muchos viajes y escasa recuperación, la inconveniencia de vivir en la ruta. Era inviable”, expresó.
En tono con la creación de la superliga y las desventajas para el interior, De Francesco consideró: “Lo único cierto es que los más grandes recibirán más plata en desmedro del interior. El Federal B no recibe absolutamente nada. ¿Cómo hacés para repartir la plata entre 130 clubes? Se debe reestructurar este torneo, dejar de invitar equipos. Hay clubes de esta categoría que si se van a jugar al Federal A se funden. Nosotros tenemos que gastar para participar, pero no tenemos ingresos. Salvo el Gobierno y los sponsors que tenemos que mimar para que no se vayan. Porque de las recaudaciones solo vemos un tercio y el resto se va para el Consejo, la Policía, los árbitros. Estamos generando para otros. Por eso el mensaje que bajamos es que se hagan socios. Todos piden ascenso y es difícil tener a todos contentos, pero necesitamos al menos 2 mil socios. Con 500 socios que pagan 100 pesos solo da para pagar la luz”, disparó.

Un "tiro" por elevación

Para De Francesco debe haber “un sinceramiento y un compromiso de todos. Si se apunta a ascender por ascender, tiremos todo el presupuesto y el ingreso en el plantel; pero después, que crezca el club y se hagan obras es imposible. Queremos equilibrar eso. Hay personas a las que no les interesan las obras, así el club estuvo 20 años abandonado. Hay que apuntar a eso también”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia