Kenny Sansom fue testigo clave del día en que Diego Armando Maradona pasó a la inmortalidad con su obra. Aquel caluroso mediodía mexicano que el argentino expresó la gama completa de su arte. El lateral izquierdo fue uno de los espectadores privilegiados de los dos tantos que anotó el astro.
Hoy su presente es completamente distinto y su realidad genera preocupación en los fanáticos del fútbol. El ex defensor inglés fue capturado por las cámaras del medio The Sun en un severo estado de ebriedad. Además, aparecieron fotos de él tirado junto a diversas botellas vacías.
A los 57 años, Sansom tiene la vida de un homeless luego de quedarse en la calle por su adicción al alcohol y al juego. Si bien sus pasos por el Arsenal o el Newcastle, entre otros, le significaron ingresos suculentos, Kenny lo perdió todo, incluida su esposa y la relación con sus tres hijos.
"Nunca lo perdonaré. Siempre fue un maldito tramposo", había dicho el deportista sobre el gol con la mano de Maradona aquel día en México 1986. "Sansom, te robé la cartera. ¿Qué va a hacer, hermano? Cocodrilo que duerme...", le había contestado Diego en los últimos meses cuando realizó una entrevista en C5N.
La historia del defensor inglés no hace más que recordar el triste desenlace en la carrera de Paul Gascoigne, otra estrella del fútbol de ese país que en la actualidad sufre los embates de la adicción al alcohol.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia