De algún modo, a Rafael Del Carlo, uno de los más estrechos colaboradores del presidente de Juventud Antoniana, José "Pepe" Muratore, se lo considera como el "padre de la criatura". Es que Del Carlo, desde que Muratore se hizo cargo de la presidencia del club o más antes, en plena campaña electoral, comenzó con el proyecto que se vio cristalizado cuando Alberto Pascutti acordó su vínculo para dirigir al plantel antoniano.
Y luego, Del Carlo también trabajó incansablemente en la contratación de los refuerzos, en primera instancia convenciendo a Gustavo Balvorín para que vuelva a jugar al fútbol luego de estar parado por seis meses, y luego no interfirió en las llegadas de los futbolistas que forman parte de este plantel y de los cuales se encargó Ángel Muratore.
A Del Carlo El Tribuno le consultó con respecto a la situación que hoy vive la entidad de Lerma y San Luis en lo futbolístico, que involucra al técnico Pascutti y al bajo rendimiento que últimamente evidenciaron los jugadores, lo que dejó como saldo los magros resultados.

¿Te hacés cargo de este presente del equipo de Juventud?
No tengo problemas y me hago cargo del presente de Juventud. Uno tiene todas las intenciones para armar un buen plantel y obtener las metas. Y para ello también proponemos mejores viajes y mejores hoteles. Si no se dio lo del primer ascenso ahora nos queda otra instancia para conseguir el logro que tanto anhelamos. No todo está perdido.

¿Estás seguro de que este grupo no te va a fallar?
Estoy seguro de que no me va fallar. Tenemos la plena confianza y es por ello que días pasados se organizó la conferencia de prensa para brindar todo el apoyo al cuerpo técnico y a los jugadores. Fue una decisión que adoptó la comisión directiva en conjunto. Cada vez que hubo un temporal volvió la calma. Y todo esto va a pasar.

¿Por qué se produjo ese bajón del equipo en el tetradecagonal?
Yo creo que hubo un partido clave en Formosa que no era para perderlo. Fue un golpe mental que afectó al plantel y del cual no se pudo recuperar. Por eso, luego de local con San Martín de Tucumán pasó algo parecido, aunque se empató y no era el resultado esperado.

¿Y ahora en los play-offs?
Va a aparecer el equipo de la primera fase. Hay que recuperar la confianza y comenzar esta etapa con la cabeza alta. Es una oportunidad que no debemos desaprovechar. Cada fase representará jugar 180 minutos y el permanente desafío será superar cada etapa.

Y de las críticas que recibe el equipo, ¿que opinás?
No estamos de acuerdo. Por eso estamos plenamente convencidos de lo que va a entregar el equipo de ahora en más en lo que resta del torneo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia