El equipo de Copa Davis de Serbia, encabezado por el capitán Bogdan Obradovic, felicitó a los argentinos por haber conseguido el pase a semifinales y cuestionó a la organización de la serie, aunque no la consideró responsable de la derrota en la serie jugada en Tecnópolis.
"La organización de la serie fue la peor que me tocó vivir en mi carrera. Esperamos más de media hora en el hotel para que nos trajeran al estadio, con una temperatura muy baja y creo que eso fue injusto. Igualmente, eso no fue la causa de la derrota, no jugamos como debimos hacerlo", agregó el capitán de los europeos.
Sin embargo, el enojo serbio quedó a un costado del festejo nacional. El correntino Leonardo Mayer terminó subido a un yacaré inflable y Carlos Berlocq, el más "copero" del grupo, rompió su remera ante el delirio de los hinchas en el estadio.
Mayer, de 28 años, disfruta el mejor momento de su carrera y también del reconocimiento del público, aunque no olvidó todo lo que sufrió en el pasado con sus reiteradas lesiones en la espalda, y por eso se entregó a un llanto sentido y profundo, mientras los flashes lo seguían subido arriba de un yacaré de juguete, que hacía honor a su apodo.
El correntino acompañó los cánticos de la gente con sus brazos y bailó al ritmo de los hinchas, en una jornada especial, en la que su protagonismo estuvo dividido por la enorme actuación del Gladiador Berlocq. Ahora será el turno de visitar Bélgica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia