Juan Figallo vivió el pasado sábado uno de los momentos más emocionantes de su vida al nacer Baltazar, su primer hijo en el hospital de Stevenage. Pero justo el día que nació coincidió con un partido del Saracens, club en el que juega desde hace un par de temporadas. Según relata bbc.com la dirigencia de la entidad habilitó al exjugador del Jockey Club a no estar presente en el encuentro contra Gloucester debido al importante momento familiar por el cual atravesaba. Sin embargo, el Chipi decidió sumarse al plantel para disputar el partido que terminó con una victoria de Saracens por 25 a 12.
Embed
"Le di un gran beso a mi hijo y a mi mujer también y luego le pregunté si podía ir a jugar", contó el salteño. "Este es un gran día para mi y mi familia; tener un hijo es algo asombroso. Es uno de los mejores días de mi vida", relató el jugador.
Mark McCall, entrenador de Saracens, confirmó que Figallo fue alentado a no jugar teniendo en cuenta que su hijo nació a las 11.30 después de una larga noche sin dormir para la nueva pareja de padres. "El entró al vestuario a las 14.15 y fue recibido con efusivos saludos de felicitaciones por parte de sus compañeros", contó el DT.
Embed
"A las 12 le dijimos que se quede en el hospital, que nosotros nos arreglábamos sin él. Esperó uno 45 minutos después del nacimiento y se fue al partido. El quiso estar en el juego y ayudar al equipo", dijo McCall. Y la llegada del Chipi Figallo no se pudo dar en mejor momento, ya que el equipo rápidamente se quedó con trece hombres en el primer tiempo debido a una tarjeta amarilla para Brad Barrit y por la expulsión por golpear de Nick Wood. El Chipi ingresó en el segundo tiempo y el equipo terminó ganando por 25 a 12, triunfo que los mantiene al tope de las posiciones en la liga inglesa.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia