Juan Martín Del Potro va por un nuevo título. El tandilense de 28 años irá en busca de una nueva coronación este domingo en Estocolmo, desde las 10 (hora de la Argentina) ante el estadounidense Jack Sock (23 del ranking).
Apoyado en sus mejores armas, el saque y la derecha, Delpo avanzó a la final del abierto sueco al superar al búlgaro Grigor Dimitrov por 6-4 y 7-5.
Del Potro, ubicado en el puesto 63 del ranking mundial de la ATP, empleó una hora y 42 minutos para doblegar a Dimitrov (18), un rival tan talentoso como irregular al que venció las cuatro veces que se enfrentaron, las anteriores.
En tanto, Sock eliminó al prometedor alemán Alexander Zverev (20), de apenas 19 años, por 6-7 (4/7), 7-6 (7/4) y 6-4 en un encuentro parejo que tuvo dos horas y 47 minutos de duración.
La única vez que Del Potro y Sock se enfrentaron fue este año en la segunda ronda del Masters 1000 de Madrid y la victoria fue para el yanqui.
Para la Torre de Tandil será su segunda final del año, tras la que perdió con el escocés Andy Murray en los Juegos de Río 2016, cuando se adjudicó la medalla de plata, y tendrá una oportunidad de incrementar su cosecha de títulos, desde el último que ganó en Sidney 2014 cuando superó en la definición al local Bernard Tomic.
En ese contexto, Del Potro salió a jugar muy suelto ante Dimitrov y le quebró de entrada el servicio, con un par de derechas de su sello y ayudado por tres errores no forzados del búlgaro.
El tandilense, muy cómodo sobre una superficie que le sienta a la perfección (carpeta y bajo techo), se llevó el set por 6-4 en 40 minutos con un 65 por ciento de eficacia con su primer saque y así encaminó la victoria.
El argentino mantuvo la solidez en el segundo set y agregó a su repertorio una elogiable ductilidad cuando subió a la red y ganó dos puntos seguidos con voleas perfectas que generaron la ovación del público sueco y la aprobación con la mirada de Daniel Orsanic, el capitán argentino en la Davis que seguía su actuación desde la platea.
Además, el tandilense arrojó buenas señales para la final de la Davis, ya que le ganó a jugadores muy buenos como Isner, Dimitrov o el propio Karlovic. Es la principal esperanza argentina para ganar por primera vez la Davis a finales del próximo mes.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia