El tandilense Juan Martín Del Potro se mostró hoy esperanzado en su regreso al tenis tras afirmar que no hay "dudas" sobre su vuelta, aunque la duda "es cuánto y dónde".
"Hoy recorro este camino de rehabilitación de la muñeca y entrenamiento, un camino que termina jugando al tenis y compitiendo. Todo el esfuerzo que hago, desde que tomé la decisión de la última operación, es para regresar al circuito. La única incertidumbre es la fecha del torneo. No hay dudas de que volveré, la duda es cuándo y dónde", afirmó Del Potro.
Del Potro estuvo las últimas semanas en Miami, Estados Unidos, acelerando el acondicionamiento físico y, también, tenístico, ya que volvió a utilizar una raqueta por primera vez desde la intervención. "La sensación fue rara. Después de más de medio año sin jugar, de repente, empezaba de nuevo con el tenis. No había programado que aquella semana específica iba a comenzar a pegarle. Venía recuperando la muñeca gracias al trabajo con mi kinesiólogo Matías, físicamente ya venía trabajando de antes (apoyado en una buena nutrición) y ese día simplemente sentía que estaba en condiciones de hacer algunas derechas, saques y voleas", contó.
Y agregó: "En los primeros peloteos me parecía que en vez de raqueta tenía un martillo. Hacía los movimientos como si fueran en cámara lenta. En los 10 ó 15 minutos iniciales se trató de poner en marcha todo el cuerpo, y ya sobre el final recuperé la coordinación, me sentí más suelto, los peloteos fueron largos y el brazo se empezó a cansar. Para los meses de inactividad los 45 minutos alcanzaban pero yo no quería parar".
El tandilense explicó que las jornadas diarias de entrenamiento llegaron a tener seis turnos: kinesiología, gimnasio, kinesiología, tenis, kinesiología y físico.
En ese sentido, confirmó que en la próxima etapa de entrenamientos de tenis, comenzará a probar el revés a dos manos, el golpe que le provocaba dolores en la muñeca izquierda. "En la próxima etapa de la recuperación pegaré el revés a dos manos. Los ejercicios de fuerza y movilidad de la muñeca van cada vez mejor, al punto que coincidimos con mi doctor Richard Berger que finalmente no lo visitaría en este viaje. Estamos en contacto permanente, le mando videos de mis rutinas y entrenamientos, hablamos por Whatsapp y Skype... La tecnología ayuda para no tener que viajar a Rochester a menos que sea necesario", sostuvo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia