Se siente bien. Motivado. Enchufado. Juan Martín Del Potro quiere llegar lo más lejos posible en este Us Open, el último Grand Slam del año que alguna vez ganó.
El tandilense, luego de su rápido triunfo (6-3 y 3-2) sobre el austríaco Dominic Thiem, quien tuvo que abandonar por lesión, trató de momerse un poco más y siguió con la raqueta en la mano.
Del Potro se puso a entrenar teniendo en cuenta que tendrá el martes libre y recién el miércoles jugará por los cuartos de final frente al suizo Stan Wawrinka.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia