Juan Martín del Potro se mide este sábado, no antes de las 14, con David Ferrer en la tercera ronda del US Open 2016. El argentino quiere seguir avanzando en el cuarto Grand Slam del año, torneo que ganó en el año 2009 tras vencer en la gran final a Roger Federer. Para ello deberá derrotar al español, preclasificado número 11, que viene de vencer al italiano Fabio Fognini en cinco sets.
Del Potro, como en Río 2016, es apoyado por mucho público en Flushing Meadows. El argentino se siente como en casa.
Cuando Del Potro se alistaba para sacar en el último game de su duelo ante Steve Johnson, por la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos, el coro en el estadio Arthur Ashe explotó: '¡olé, olé, olé! !Delpooo, Delpooo!'. El coro fue iniciado principalmente por la hinchada argentina que acompaña a Delpo a todos lados, aunque luego contagió a todo el estadio.
"Eso le puede parecer extraño a ustedes", confesó Del Potro tras la victoria 7-6 (5), 6-3, 6-2 sobre Johnson. "Pero me gusta cuando me cantan esas canciones. Es como si estuvieras en un estadio de fútbol. Realmente me gusta eso en todas partes del mundo. Es asombroso recibir ese cariño especial aquí", agregó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia