El tenista argentino Federico Delbonis perdió un partido que tenía controlado y quedó eliminado del Argentina Open, al caer hoy en los octavos de final con el español Nicolás Almagro por 6-3, 4-6 y 6-4 en la cancha central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.
Delbonis, nacido en Azul y ubicado en el puesto 45 del ranking mundial de la ATP, claudicó al cabo de dos horas y cuarto frente al murciano Almagro (72), campeón en la edición 2011 del certamen porteño, ante unas escasas 1.500 personas que se acercaron hasta la cancha central Guillermo Vilas.
El argentino había superado el martes pasado al italiano Fabio Fognini (24) con una actuación convincente, y hoy se encaminaba a los cuartos de final cuando se imponía por 3-6, 6-4 y 4-1 sobre un Almagro que lucía desconcertado y errático.
Sin embargo, el azuleño comenzó a equivocarse una y otra vez, le permitió al murciano volver a prenderse en el partido y se marchó cabizbajo con una derrota a cuestas de esas que dejan secuelas.
El español, finalista en 2012 y semifinalista en 2013, 2014 y 2015, había superado el lunes en la ronda inicial a su compatriota Albert Montañés (125), hoy demostró mucho coraje y capacidad de reacción para eliminar a Delbonis y seguirá su camino el viernes ante el vencedor del cruce que cerrará la jornada entre el correntino Leonardo Mayer (37) y el francés Jo-Wilfried Tsonga (9).
Almagro se llevó el primer set en 37 minutos con un quiebre sobre el servicio de Delbonis (4-2) y dominó con su potencia habitual, y una velocidad de pelota mayor que le daba réditos en un partido muy parejo.
En el segundo parcial, Delbonis comenzó a moverlo de un lado a otro de la cancha, le restó ángulos de disparo y lo obligó a cometer numerosos errores no forzados, lo que le permitió ganar por 6-4 con un quiebre de servicio.
En ese momento llegó lo mejor de Delbonis, con una derecha muy precisa y una confianza que le permitió ganar cinco juegos seguidos desde el 4-4 hasta que se puso en ventaja por 3-0 en el tercer set, ante un rival desconcertado.
Con todo a su favor y el marcador 4-1, Delbonis se apagó de golpe, comenzó a fallar y Almagro, que parecía entregado, se prendió en el partido y ganó cuatro juegos consecutivos, con 2 quiebres (3-4 y 5-4) que le permitieron sacar para partido (5-4) y consumar una victoria increíble, premio a su perseverancia.
"El partido se definió por pequeños detalles. Pude recuperarme en un momento en que parecía que estaba todo perdido y creo que mi mayor mérito fue no entregarme y aprovechar las oportunidades que me dio Delbonis", analizó Almagro en la rueda de prensa posterior a su victoria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia