Tres delincuentes ingresaron a la Villa Olímpica de Vélez Sarsfield, ubicada en la localidad bonaerense de Ituzaingó, y ataron a un jugador a la cama y lo golpearon con un arma en la cabeza, según relató el propio damnificado. El hecho se registró en la madrugada, y según relató Diego Zabala Morales -jugador del plantel profesional- los delincuentes ingresaron al lugar, y con un arma de fuego le exigieron la entrega de dinero. "Estaba durmiendo y de repente entraron tres personas. Uno sacó un revolver y empezó a pedir plata", relató el mediocampista del Fortín. Zabala Morales está viviendo en la pensión del club, debido a que afronta un inconveniente en su departamento. El futbolista uruguayo, quien llegó este año a la entidad de Liniers, relató que los malvivientes eran chicos de "entre 13 y 15 años", quienes lo ataron a la cama y le empezaron a pedir plata. "Estaba durmiendo y me desperté porque prendieron la luz. Entraron tres personas y no pensé mal porque eran muy chicos. Supuse que eran de inferiores", explicó. El mediocampista comentó que uno de los delincuentes "sacó un revolver y ahí me asusté un poco, empezaron a pedir plata, revolvieron las habitaciones y me ataron con cordones de zapatillas". "Me golpearon suave con el revólver para que me quede quieto. Me asusté porque no sabía si estaban drogados o algo", comentó en ESPN FC Radio sobre el terrible momento que debió atravesar mientras los menores lo tomaron como rehén en su propia habitación. Incluso, Zabala Morales comentó que el joven que portaba el revólver lo amenazó y le decía que se quedara quieto que -dijo "me iba a poner un tiro". "Ni sabían a dónde habían entrado porque hablaban de lo linda que estaba la casa. Les dije que no era una casa y que había seguridad abajo. Encontraron la utilería y se querían llevar zapatos. Se me hizo eterna la situación", explicó. Además comentó que el hecho concluyó cuando uno de los empleados de seguridad se percató del hecho, efectuó disparos al aire para persuadirlos y los jóvenes se dieron a la fuga. Si bien el propio jugador comentó que él podía desatarse de los nudos que le hicieron para amarrarlo a la cama, el personal de seguridad procedió a desatarlo y alertaron a la policía sobre lo sucedido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia