No son profesionales, no los aclaman estadios repletos ni se codean con la gloria frecuentemente. Pero acunan un sueño, el mismo sueño que cualquiera de nosotros alimentó alguna vez, el de ser felices en una cancha. Y lo logran día a día practicando el deporte más hermoso y coronándose diariamente como campeones de la vida y de la esperanza. Hace algunos días se disputó en nuestra provincia la Liga Paralímpica del Norte Argentino, en el estadio Fray Honorato Pistoia, en la que el representativo jujeño de La Esperanza se consagró campeón en la categoría destinada a deportistas con parálisis cerebral. Talleres de Perico fue subcampeón, mientras que Juventud Antoniana terminó tercero y Deportivo Delmi en la cuarta ubicación.
El premio a la valla menos vencida fue para Daniel Orellana, de Juventud (3) y el goleador, Fabricio Álvarez (12), del equipo campeón.
En primer turno, La Esperanza derrotó 1 a 0 a Deportivo Delmy y Juventud empató 1 a 1 con Talleres de Perico, por lo que el equipo jujeño se terminó consagrando, pese a que luego cayó por 2 a 1 ante el conjunto antoniano.
Al finalizar de la jornada se realizó la entrega de premios con la presencia de todos los profesores encargados de la coordinación y el organizador, Jesús Olivera, director de Deportes Especiales de la Municipalidad de Salta. Todos los jugadores se llevaron una medalla de participación y se fueron felices por despuntar su gran pasión.
La Liga Paralímpica se creó con el objetivo de promover la práctica sistemática del deporte y favorecer la competencia continua para contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes. Todavía resta definir quién será el campeón del fútbol en la categoría inclusiva (discapacidad intelectual), y en las disciplinas de golf y bochas. Esta instancia se llevará a cabo a fines del corriente y a comienzos del próximo mes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia