Distensión, familia e ilusión, fueron las aristas que transitaron los integrantes de Los Pumas en su último día libre antes de poner proa a la última parte de los entrenamientos con el objetivo de sacarse de encima a Australia y llegar a la primera final de Copa del Mundo. '
'El equipo tiene la confianza de que podemos ganarle a Australia'', sentenció Pablo Matera, el tercera línea que brilló como nunca en los cuartos ante Irlanda en Cardiff. Mucho más brillo que en el golf que compartió con sus compañeros Facundo Isa, Javier Ortega Desio, y Matías Moroni en la gris jornada de Penny Hill. ''Va a ser un partido parejo y vamos a disfrutarlo al máximo'', sostuvo el jugador del Leicester inglés.
Mientras ellos intentaron pegarle a la pelotita, otros optaron por compartir en familia la jornada, como el caso del medio scrum Tomás Cubelli, acompañado entre otros por su padre, Alejandro, ex Puma, o jugando un partida de pool como Guido Petti y Julian Montoya. Mañana Los Pumas volverán a moverse en los entrenamientos que guiarán al entrenador Daniel Hourcade a definir la alineación que saldrá al campo de Twickeham, el estadio de rugby más tradicional en el mundo. ''No hay un lugar más lindo para jugar una semifinal así que en Twickehman'', enfatizó Matera. Para Matera Australia será el rival ''cien por ciento más difícil, me parece el mejor equipo con muchas variantes de ataque''. Aunque David Pacock está en duda, Matera no lo dio por caido y junto a Michael Hooper dijo que ''son dos de los mejores tercera línea del mundo y si no los anulás no tenés pelotas rápidas para el ataque''. Ante ello dijo que tendrán que ''trabajar mucho el breakdown''.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia