Aniceto Roldán se marchó de Juventud Antoniana por la puerta chica. En silencio, a las apuradas, como un perfecto extraño, de la forma en la que aquel técnico que supo escribir una bonita página en la historia del fútbol salteño, pero sobre todo la persona, no lo merecía. Merecía otro trato y, quizá, más oportunidades, las que sí tuvieron otros foráneos a los que se les renovaba el crédito pese a los fracasos. Roldán, quien pecó de ingenuo al manifestar que tenía apoyo para continuar cuando desde otro lugar ya se estaba orquestando su salida, pagó caro el precio de dos derrotas y un empate; pero, sobre todo, el precio de no tener ascendencia en un vestuario en el cual no tenía aceptación, allí donde los jugadores “pesados” y referentes tienen voz, voto y deciden.
Pero la desprolija partida de Roldán, así como la cadena de errores dirigenciales desde que se inició este ciclo, quedarán rápidamente en el olvido. Porque todo pasa, todo se olvida rápido y más aún cuando la rueda de la información vertiginosa y constante gira con fuerza y el tenor de una noticia relevante tapa a la otra. Y allí comenzará otra historia, quizá, como una continuidad de desaciertos o, tal vez, como un bálsamo que torcerá el magro presente futbolístico. Solo el tiempo lo dirá.
Y vaya si no tiene impacto el nombre que eligió la dirigencia antoniana para reemplazar a Aniceto en el “caliente” cargo de DT de Juventud. El elegido es Juan José López. Un entrenador maduro, con conocimiento general del fútbol, experiencia y una capacidad que quien esto escribe no se atreverá a discutir. Sin embargo, como una paradoja del fútbol, quien tomará a partir de hoy la brasa caliente de un equipo en el que la palabra descenso es inadmisible pero a su vez amenazante, es alguien que cuenta con conocidos antecedentes en la materia. Cuatro descensos carga sobre sus espaldas Jota Jota, y ese es un estigma que no podrá borrar; sobre todo la histórica pérdida de la categoría del gigante River en 2011, que lo tuvo a él como cabeza visible del fracaso.
Esta es otra jugada arriesgada y antipopular de quienes manejan las riendas del club, aun a sabiendas de las resistencias que genera la llegada de Jota Jota López y el costo político que esto acarrearía a menos de cuatro meses para las elecciones. La coherencia, al menos en lo futbolístico, parece haber quedado de lado, más teniendo en cuenta lo contrapuesto de los perfiles de los técnicos elegidos, cuando a comienzos de año se hablaba de la defensa de lo local y la austeridad.
Lo cierto es que Jota Jota López arribará hoy a las 16.30 a Salta por vía aérea, será presentado en la práctica de esta tarde y el martes asumirá oficialmente con su cuerpo técnico.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia