Un barrabrava de Tigre, de 37 años, fue detenido por personal de de la Comisaría San Fernando 3ª -con colaboración de efectivos de la SubDDI de San Fernando y Tigre- y se concretó en la vía pública. Posteriormente, durante una serie de operativos se halló una gran cantidad de armas de fuego.
El asesinato se produjo cuando dos facciones de la hinchada de Tigre se cruzaron en inmediaciones del estadio de ese club en momentos previos a un partido que iba a disputarse en el estadio de River Plate en el mes de febrero del 2013.

Mientras un grupo de simpatizantes se disponía a subir a un micro, integrantes de la facción antagónica llegaron al lugar esgrimiendo armas de fuego y desatando un tiroteo en el que resultaron heridas al menos ocho personas, una de las cuales falleció.

La investigación llevada a cabo por la Policía de la provincia de Buenos Aires, con intervención del Fiscal Alejandro Musso, permitió dar con los agresores e individualizar al homicida, como así también el hallazgo y secuestro de las armas utilizadas, entre otros elementos de interés para la causa, tras una serie de allanamientos.

El padre del apresado resultó aprehendido ya que en su vivienda los uniformados secuestraron una pistola calibre 45, una escopeta de 2 caños calibre 16, un fusil Mauser, un revólver calibre 32, un pistolón calibre 36, varios cargadores, gran cantidad de municiones, un Peugeot 207 Compac , 60 prendas deportivas con el logo de matador , una notebook, un GPS y casi un kilo de marihuana en un trozo compacto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia