Al menos diez barras de Tigre fueron detenidos en la puerta de acceso a la cancha de Lanús, luego de protagonizar incidentes con pares e hinchas comunes de Nueva Chicago, en un violento y confuso episodio que tuvo lugar sobre la avenida General Paz, a la altura de la barriada de Mataderos.
La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) informó que “diez barras de Tigre que provocaron los incidentes en General Paz fueron detenidos”.
“Se está esperando identificar a otros que venían en los otros dos micros para aprehenderlos también”, contaron desde esa repartición gubernamental.
Distintas fuentes de seguridad y testigos presenciales indicaron que las agresiones tuvieron lugar en General Paz, a la altura de la calle Cavia, en la localidad bonaerense de Lomas del Mirador (frente al barrio de Mataderos en la Capital Federal).
Los simpatizantes del matador se dirigían rumbo al estadio de Lanús, donde Tigre jugó con Lanús, partido para el cual la Aprevide autorizó la concurrencia de 2 mil espectadores visitantes. “Uno de los micros que transportaba a hinchas de Tigre se detuvo y se bajaron cuando observaron a hombres con la camiseta de Nueva Chicago que estaban comiendo un asado a la vera de la General Paz”, indicó a Télam una de las fuentes de seguridad consultadas.
“Hubo un rápido intercambio de proyectiles y algunos hasta escucharon disparos. Lo cierto es que no duró ni diez minutos y siguieron viaje”, amplió el vocero.
Otra fuente consultada, cercana a la entidad de Victoria, contó que “uno de los tres micros que transportaba a la gente de Tigre, incluidos algunos barras, se desprendió de la caravana y se retrasó. Cuando divisó la gente con camiseta verde y negra, bajó inmediatamente y empezó la gresca. Pero no había acompañamiento policial a esa altura”, puntualizó.
A todo esto, un núcleo de la hinchada de Tigre llegó al partido con Lanús cuando promediaba el primer tiempo en la Fortaleza Granate.
Inclusive, un allegado a la entidad del Norte del Gran Buenos Aires destacó que “los fuegos de artificios y bengalas que lanzaron tienen como objeto dispersar la atención” para no ser detenidos por las fuerzas policiales, por recomendación de la Aprevide.
Las hinchadas de Tigre y Nueva Chicago mantienen una enconada rivalidad desde mediados del 2007, cuando ambos conjuntos dirimieron una Promoción por un lugar en Primera División.
En aquella temporada, Tigre derrotó a Chicago en la eliminatoria y retornó a la Primera División, luego de una violenta serie que incluyó la muerte de un hincha del club bonaerense, llamado Marcelo Cejas, alcanzado por un proyectil en plena calle. Como consecuencia de aquella muerte se prohibió la concurrencia de simpatizantes visitantes en el ascenso argentino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia