El jefe de la barra brava de Boca Juniors, Rafael Di Zeo, y los otros cinco cabecillas que se encuentran presos desde el jueves en Paraguay solicitarán mañana la libertad tras pagar el costo de los daños ocasionados durante los disturbios que unos 237 hinchas protagonizaron en la capital de Asunción antes y después del partido con Cerro Porteño, por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.
El abogado de Di Zeo, Diego Storto, le confirmó esta tarde a Télam que la liberación de los barras, entre los que también se encuentra Mauro Martín, se producirá mañana mismo o el martes, de acuerdo a la duración de los trámites administrativos en la justicia de Paraguay.
El asesor legal descontó el éxito de la presentación que realizará este lunes frente a la ausencia de una causa penal por los disturbios, al tiempo que estimó en unos ocho mil dólares el resarcimiento de los daños provocados a los vecinos del barrio San Felipe, donde 'La 12' hizo estragos tras enfrentarse con un sector de la hinchada de Cerro.
"El dinero es lo que estamos negociando con el fiscal a cargo Aldo Cantero. Mañana pagaremos y a más tardar el martes todos podrán regresar al país", confirmó.
Unos 237 hinchas de Boca, que se trasladaban en cuatro micros por Asunción, quedaron detenidos tras el partido en el estadio Defensores del Chaco, acusados de destrozos y robos a los vecinos de un barrio de emergencia en la capital paraguaya. Al momento de hacer la requisa, la policía local incautó armas blancas, drogas y bebidas alcohólicas.
El viernes por la noche, fueron expulsados del país unos 231 barras pero seis de ellos continuaron en prisión (Di Zeo, Martín, Sebastián Saravia, Elvio Sosa, Jesús Vedoya y Federico Pinochieto), tras ser considerados los máximos responsables de las acciones vandálicas.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia