Diego Milito, delantero y capitán de Racing Club, expresó su orgullo por representar al club que ama luego de disputar el último clásico de Avellaneda ante Independiente.
"El clásico siempre es especial y más si es el último. No se perdió y en el final lo pudimos haber ganado", confesó con la voz algo quebrada el Príncipe, que recibió el cariño de los hinchas de la academia antes, durante y después del clásico.
"El cariño es recíproco. Soy un eterno agradecido y siempre digo que estoy en deuda porque me dan más de lo que yo les doy", apuntó el capitán, que a los 22 minutos (por el número de su camiseta) del primer tiempo recibió una estruendosa ovación.
"Me siento un privilegiado. Es un orgullo representar al club que amo y quiero porque nací acá", agregó el delantero, de 36 años, que transita los últimos partidos de su carrera.
En relación con el desarrollo del encuentro ante Independiente, rescató que Racing "mereció un poco más".
"Un partido así es complicado, nadie quiere perder y por eso quiero felicitar a mis compañeros, que vienen dando todo y entregándose al ciento por ciento en medio de un calendario cargado", destacó.
Diego Milito disputó trece clásicos ante Independiente, al que le convirtió tres veces y de los cuales ganó dos, perdió seis y empató cinco.
El elenco conducido por Sava disputará el próximo miércoles en su casa, a las 19.30, la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Atlético de Mineiro, de Brasil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia