Novak Djokovic superó al japonés Kei Nishikori (de gran año tenístico), 6-1 y 3-6 y 6-0 (1h 27'), y se clasificó para disputar su tercera final seguida del Masters Final ATP, torneo que ganó ya en tres ocasiones: 2008, 2012 y 2013.
El serbio, quien terminará la temporada como número uno del mundo, afronta su segundo objetivo en el O2 Arena de Londres, situándose a un paso, que intentará dar mañana (16.00 de Argentina) ante el vencedor de la otra semifinal, Roger Federer-Stan Wawrinka. Sigue invicto Nole en los últimos catorce partidos disputados en el Masters, con una racha de invencible en "indoor" que suma ya 31 encuentros. Aunque con el aviso del susto vivido ante Nishikori.

Tenía el duelo en sus manos, 6-1, 1-0 y saque, tras un parcial favorable de 6-0, pero le dio vida al japonés con una doble falta, su primera, para 1-1 entrando en un bache que le costó la segunda manga y tener que apretar los dientes para reaccionar en la tercera.
El público ovacionó esa doble falta, quería más espectáculo porque en la pista parecía estar solo Djokovic. De repente Nole se desdibujó, y Nishikori no desaprovechó la ocasión para vivir sus mejores momentos, y en un período breve mostrar todo su genio con un 6-3, primer set que cedía el número uno en el torneo.

Djokovic enfrentó la entrada en la tercera manga con un 15-40, y levantó las dos bolas de break demostrando que estaba vivo. Un mensaje de respeto que caló en Nishikori, de nuevo nervioso, tanto que entregó el segundo game. A partir de ahí Nole se hizo imparable y mostró todas su gama de golpes llevando al nipón a rendirse a sus pies. El 6-0 de la tercera manga demostró que a Djokovic no hay que darle una segunda oportunidad, porque sino te pasa por arriba como finalmente ocurrió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia