Novak Djokovic ante Andy Murray: hoy será la cuarta vez que estos jugadores se enfrenten por el Abierto de Australia y la sexta en una final de Grand Slam, lo que convierte a este cartel en uno de los más frecuentes en la cima de los grandes torneos. Desde las 5.30, por la señal de ESPN
Desde el comienzo de la era Open (1968), sólo los ocho Federer-Nadal y los siete Nadal-Djokovic le superan como partido del último domingo. Por ejemplo los estadounidenses Pete Sampras y André Agassi jugaron cinco veces en una final de Grand Slam, mientras que Bjorn Borg y John McEnroe lo hicieron cuatro.
¿Es suficiente para situar la rivalidad entre el escocés y el serbio entre las más grandes de la historia? Puede que no.
Han protagonizado bellos combates, como en la final del US Open 2012, ganado en cinco sets por Murray, e incluso la final del año pasado en Melbourne estuvo muy reñida durante tres sets, hasta que el británico se derrumbó en la cuarta manga (6-0).
Pero es difícil rescatar un partido que pueda calificarse como una de las obras maestras de la historia del tenis.
La razón puede ser que Djokovic (N.1) y Murray (N.2) se parecen demasiado. Mismas piernas interminables, mismo revés a dos manos y solidez en defensa, misma eficacia al servicio... La lista de puntos en común es larga entre los dos adversarios de 28 años y casi la misma talla, 1,90 m para Murray, 1,88 m para Djokovic, amigos desde que se enfrentaban en categoría infantil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia