El serbio se había llevado el primer set por 6-4 (luego ganaría el partido) cuando comenzó a tocarse la nariz en su camino a su silla. Al sentarse, le comentó al juez (el brasileño Bernardes) que un olor extraño lo "estaba mareando".
"Alguien está fumando marihuana, lo huelo, me estoy mareando", vociferó Nole, mientras hacía el típico gesto del cigarrillo. Más tarde, en conferencia, agregaría: "En mi partido de dobles ya sucedió lo mismo. Sea quien sea espero que no vuelva, alguien está disfrutando de la vida alrededor de una pista de tenis".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia