El mediocampista de River Nicolás Domingo apuntó hoy la responsabilidad contra los jugadores de Boca por el accidentado primer Superclásico del año, aunque asumió, al igual que dos de sus compañeros, la necesidad de evitar generar violencia desde dentro del campo de juego.
El jugador, de 30 años, y quien regresó a River por cuarta vez tras un paso por Banfield, reconoció que los clásicos, como el jugado ante Boca, "se juegan con pierna fuerte y personalidad", pero acusó a los colegas "xeneizes" de haber estado "un poco excedidos y fuera de lugar".
"Es algo que tienen que resolver solos. Nosotros no hicimos nada desmedido, afrontamos el partido seriamente", declaró Domingo.
"Queremos que se termine la violencia en el fútbol y que vuelva el público visitante. A veces lo que generamos dentro de la cancha, no ayuda, por eso hay que bajar los decibeles", expresó Domingo en declaraciones a TyC Sports.
En cuanto a cómo se desarrolló el Superclásico que River ganó por 1 a 0, Domingo dijo que el equipo "millonario" fue el que hizo "bien las cosas, afrontó un partido serio, queriéndolo ganar". Incluso agregó que los jugadores de Boca "estaban un poco excedidos, tendrían que tener algún expulsado más", pese a que en el "xeneize" vieron las tarjetas rojas Jonathan Silva, Daniel Díaz y Gino Peruzzi, las dos últimas muy discutidas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia